Fuentes Renovables de Energía

FUENTES RENOVABLES DE ENERGIA

Son las fuentes renovables de energía no fósiles idóneas para ser aprovechadas de forma sustentable en el corto, mediano y largo plazo: energía eólica, solar térmica, solar fotovoltaica, geotérmica, mareomotriz, undimotriz, de las corrientes marinas, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración, biogás, biocombustibles.

LEY NACIONAL DE FUENTES RENAVABLES DE ENERGIA

Ley 27.191 de Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía y Resolución Reglamentaria 531/16, del Ministerio de Energía y Minería de la Nación. Ámbito de aplicación: territorio nacional.

La Ley declara de interés nacional la generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes de energía renovables con destino a la prestación de servicio público, como así también la investigación para el desarrollo tecnológico y fabricación de equipos con esa finalidad.

La Ley 27.191 tiene por objetivo la contribución de fuentes de energía renovables hasta alcanzar el 8 % del consumo de energía eléctrica nacional, para el 2018 y el 20 % para el 2025.

INCENTIVOS FISCALES

Exención de aranceles a la importación de equipos, partes, repuestos, componentes y materias primas hasta el 31/12/2017.

Amortización acelerada.

Devolución anticipada de IVA.

Exención del Impuesto a las Ganancias Mínimas Presuntas.

Exención del Impuesto a los Dividendos ante la reinversión en infraestructura.

Deducción de la carga financiera en el Impuesto a las Ganancias.

Certificado Fiscal sujeto a acreditación de componente nacional.

INCENTIVOS A LOS PROYECTOS DE GENERACION

Prioridad de acceso a financiamiento vía Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Energías -Renovables (FODER).

Certificado Fiscal por el 20 por ciento de la integración nacional con un mínimo de un 30 %.

Incentivos a los proveedores locales.

Exención de aranceles a la importación de bienes de capital, partes, componentes y materias primas.

Seguro Ambiental Obligatorio

Artículo 22 de la Ley General del Ambiente (LGA): “Toda persona física o jurídica, pública o privada, que realice actividades riesgosas para el ambiente, los ecosistemas y sus elementos constitutivos, deberá contratar un seguro de cobertura con entidad suficiente para garantizar el financiamiento de la recomposición del daño que en su tipo pudiere producir; asimismo, según el caso y las posibilidades, podrá integrar un fondo de restauración ambiental que posibilite la instrumentación de acciones de reparación.”

Actividades riesgosas que deben contratar el seguro por daño ambiental:

  • Criterio restrictivo. Actividades con mayor potencial contaminante. Principalmente las industriales.
  • Listadas en Anexo I de la Resolución SAyDS 303/07, clasificadas conforme con el CIIU -Código Industrial Internacional Unificado-.
  • Que verifiquen mediana o alta complejidad ambiental, conforme con la fórmula polinómica establecida en el Anexo II de la Resol. SAyDS 177/07.

Anexo I, Resolución SAYDS 303/07. Actividades riesgosas para el ambiente, los principales rubros comprendidos son:

  • Industria química y metalúrgica
  • Industria de la celulosa y del papel
  • Industria textil y curtiembres
  • Grandes obras de infraestructura
  • Depósitos de sustancias contaminantes
  • Productos alimenticios
  • Actividad minera
  • Combustibles
  • Reciclaje y plantas de tratamiento

Criterios para asignar mayor o menor complejidad ambiental a una actividad, Anexo II, Resolución SAyDS 177/07. NCA – Nivel de Complejidad Ambiental:

  • El rubro industrial (ru) al que pertenecen
  • La calidad de los efluentes líquidos, gaseosos y sólidos (residuos) o semisólidos generados (er)
  • Los riesgos generados, considerando distintos tipos de riesgo para la población y el ambiente (ri)
  • El dimensionamiento de la instalación según la superficie ocupada, la potencia instalada y la dotación de personal (di)
  • La localización, teniendo en cuenta la zonificación y la infraestructura de servicios que posee (Lo)

Entidad suficiente de la cobertura

la Resolución SAyDS 177/07 define cuales son los criterios para establecer los montos mínimos asegurables que otorguen “entidad suficiente” a la cobertura. Ellos son:

  • Nivel de complejidad ambiental de la actividad (NCA).
  • Gestión ambiental preventiva adoptada por el titular de la actividad.
  • Sensibilidad del entorno donde se sitúe el emplazamiento.

La Resolución Conjunta SAyDS 178/07 y SF 12/07 define las condiciones mínimas de las pólizas de riesgo por daño ambiental, y el alcance y forma de constitución de los  Auto seguros y fondos de Restauración.

Pautas mínimas para las pólizas de seguro por daño ambiental

  • Sujetos del contrato en el seguro ambiental.
  • Determinación de la Autoridad de aplicación.
  • Objeto de la cobertura
    • Configuración del daño ambiental
    • Alcance de la Recomposición
    • Inclusión de los costos del Salvamento
    • Casos en que procede la Compensación
  • Determinación de la BASE mínima DE COBERTURA
  • Definición, verificación e indemnización del siniestro
  • Límite a las Franquicias: Hasta el cinco por ciento (5%) de la suma asegurada.
  • VIGENCIA mínima DE LA COBERTURA: 1 (un) año.
  • Pago de la prima, por adelantado y al contado
  • Daño a cubrir por el seguro ambiental obligatorio
  • Daño ambiental de incidencia colectiva

Daño Ambiental, Artículo 27 de la LGA entiende por daño ambiental a: “Toda alteración relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio de los ecosistemas o los bienes y valores colectivos.” Este es el daño que ocurre sobre algún elemento del ambiente, con prescindencia de que éste se traduzca en un daño sobre una persona o sus bienes.

Daño ambiental civil (no sujeto a cobertura de seguro  ambiental obligatoria), es aquel que sufre una persona sobre sí misma (su cuerpo, su salud, su integridad física y mental)  o sobre sus bienes patrimoniales sobre los cuales tiene la propiedad civil (sus bienes muebles, inmuebles o semovientes) a través de un elemento del ambiente en estado de degradación. Asume para su existencia la preexistencia de un daño sobre algún elemento del ambiente.

La recomposición ambiental

El Artículo 41 de la Constitución Nacional (CN), establece que el daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. En el artículo 28 de la Ley 25.675, la recomposición consistirá en “restablecer al estado anterior la producción del daño”.

¿Que implica recomponer el daño ambiental?

Conjugando la definición de recomponer del artículo 28 con la definición de daño ambiental del artículo 27 de la LGA, recomponer implicaría que deje de haber una alteración relevante y negativa sobre el ambiente.

La autoridad de aplicación considera que habrá una “alteración relevante y negativa sobre el ambiente” cuando esta implique:

(a) La destrucción o deterioro de un recurso natural que limite su capacidad de auto regeneración.

(b) Un riesgo inaceptable para la salud humana

Alcance de la recomposición ambiental exigible

Volver las cosas su estado anterior, hasta alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la autoregeneración de los recursos

La recomposición ambiental exigible al Asegurador

En el marco del seguro, la obligación de recomponer es entendida como “Volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro”. La obligación del asegurador nunca superará a la del asegurado. Con lo cual la obligación de volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro nunca superará la exigencia de alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la auto regeneración de los recursos.

Para establecer la línea divisoria entre el daño ambiental preexistente –no alcanzado por el seguro- y el daño ambiental sobreviniente, objeto de la cobertura, se debe acreditar la Situación Ambiental Inicial (SAI) al momento de la contratación del seguro y certificar los daños ocurridos como consecuencia del siniestro.

ISO 14001:2015 – Los ejes de la revisión

Los Desafíos Han Cambiado

“En los últimos años el cuidado medioambiental ha pasado de considerarse un término lejano, a ser un campo estratégico de gran peso para las empresas que buscan que su presente y futuro esté marcado por el desarrollo sostenible. En este escenario, se sitúa la norma ISO 14001 que se ha adaptado, revisado y renovado para ofrecer soluciones a los nuevos desafíos del siglo XXI.”

En este marco se sitúan las empresas que deben adaptarse a esta nueva situación y proveerse de herramientas que les ayuden a mejorar su relación con el entorno natural que las rodea, así como a reducir los impactos negativos que su actividad provoca en el planeta. Y es en este escenario en el que se incluye la Norma ISO 14001:2015 que, con su revisión, proporciona las bases para adoptar un enfoque estratégico que cubra todos los retos ambientales como el agua, el suelo, los residuos, el aire, la biodiversidad, etc.  Y no sólo eso, sino que va un paso más allá y realza la labor de protección del medio ambiente ante los posibles daños y degradación que las actividades de la empresa pueden provocar introduciendo para ello un mayor peso en las partes interesadas, el contexto, la consideración de todas las etapas del ciclo de vida del producto o la gestión de los riesgos y oportunidades, entre otros muchos matices.

De esta forma, busca aportar soluciones a las realidades ambientales a las que se enfrentan las empresas del siglo XXI y establece las bases para garantizar el futuro de las generaciones venideras.

La revisión de la Norma ISO 14001:2015 ha traído novedades de gran calado como son:

  • la incorporación del requisito del contexto de la organización,
  • la incorporación de las partes interesadas como nuevos jugadores,
  • la aparición de un nuevo requisito relativo a las acciones para abordar riesgos y oportunidades,
  • la mayor definición de la comunicación interna,
  • la información documentada aportando flexibilidad,
  • el requisito de respuesta frente a emergencias,
  • la incorporación del enfoque ciclo de vida como gran novedad que aporta relevancia a la necesidad de que los objetivos de desempeño ambiental no se limiten a un solo aspecto o proceso que realiza la empresa, sino que abarquen toda la vida del producto, desde su creación a su destrucción, pasando por su uso, es decir, el ciclo de vida, desde que nace hasta que muere. De esta forma, la empresa determinará aquellos requisitos ambientales indispensables para la compra de productos y/o servicios, comunicándoselos a los correspondientes proveedores externos, incluyendo los subcontratistas y potenciando así que estas partes interesadas se impliquen de forma activa en el sistema de gestión ambiental y en el desempeño ambiental eficaz, así como en el logro de los resultados previstos.

La situación eólica en Argentina

Fuente: Enfoqueestadista.com

La energía eólica en la Argentina ofrece un potencial muy grande debido a sus favorables condiciones climáticas. De hecho, el recurso eólico de la Patagonia es considerado uno de los mejores del mundo. Dicho potencial ha sido estimado, muy conservadoramente, en alrededor de 500.000 MW con un factor de utilización altamente elevado. Sin embargo, también se evidencia un desarrollo muy escaso.

Todo el parque eólico nacional tiene una capacidad de 27,76 megavatios. La mayoría de estos parques fueron instalados durante la década del 90 y son propiedad de cooperativas, a excepción del de Pico Truncado, que pertenece a la Municipalidad. Fueron construidos con aerogeneradores importados con un costo que redondeó o superó los U$S 1.000 por kilovatio instalado. En el siguiente cuadro se detallan los principales parques.

 

Parques eólicos en Argentina

Como entes distribuidores de energía, las cooperativas no le venden al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), dado que el precio que percibirían sería de entre U$S 24 y U$S 25 por megavatio – hora. En cambio, se utilizan para generar electricidad propia y venderla dentro de sus propias redes o nodos, evitando de esta manera comprar electricidad al MEM cuyo precio mínimo arranca en U$S 30 por megavatio hora y podría alcanzar los U$S 45 debido a los costos de transporte a larga distancia y otros conceptos.

El escaso desarrollo eólico nacional tiene dos causas fundamentales:

• el mercado electrónico nacional paga muy poco el megavatio – hora, de modo que a los generadores privados la opción eólica no les resulta atractiva
• los incentivos nacionales y provinciales que premian la generación eólica no alcanzan para volver interesante este precio.

En este sentido, como ya mencionamos, el precio monómico en el MEM es de alrededor de U$S 30 por megavatio – hora. Este es el precio para la potencia firme, lo que implica que el megavatio – hora generado a partir de la energía eólica es inferior (entre U$S 24 y 25), dado que la misma no garantiza potencia firma.

Dentro de los incentivos nacionales, en 1998 el Congreso de la Nación sancionó la Ley 25.019 (Régimen Nacional de la Energía Eólica y Solar), a través de la cual se declaró de interés nacional la generación de energía de origen eólico y solar en todo el territorio nacional, estableciendo incentivos impositivos a toda actividad de generación eólica y solar que esté destinada a la prestación de servicios públicos. No obstante, nunca pudo ser una herramienta efectiva ya que durante el año 1999 estuvo retardada su reglamentación y durante todo el año 2000 se demoraron las resoluciones técnicas y burocráticas que la pondrían en vigencia. Cuando comenzó a tener vigencia plena, en el 2001, en el país se profundizó una fuerte recesión económica.

Con posterioridad, a fines de 2006 se sancionó la Ley 26.190 (Régimen de Fomento Nacional para el uso fuentes de energías renovables para la producción de energía eléctrica), que incrementó el reembolso a $ 0,015 por kilovatio efectivamente generado, lo que implica un incremento en el precio de U$S 5 por megavatio – hora.

A pesar de estos subsidios, el precio percibido por el productor (entre U$S 29 y 30) tampoco llega al precio de corte para hacer rentable un parque eólico en zonas de muy buen viento, como la Patagonia, estimado en entre U$S 45 y 47.

Ni siquiera en las provincias con programas locales de incentivo para la utilización de este tipo de energía el precio se hace rentable: en Chubut y Buenos Aires (únicas dos provincias con incentivos locales) el reembolso alcanza casi los U$S 2 por megavatio – hora, por lo que el megavatio efectivamente generado a partir de la energía eólica se ubicaría entre los U$S 31 y 32.

Sin embargo, existen algunos factores que pueden hacer atractivo la puesta en marcha de parque eólicos, como de hecho ya se realiza en algunos lugares.

En primer lugar, existe la posibilidad de combinar la energía eólica con la hidráulica. Esto permitiría suministrar al MEM potencia firme y, por ende, a tarifa plena independientemente de la disponibilidad del viento. Este mecanismo de cogeneración de energía funcionaría de la siguiente manera. Un “consorcio hidro-eólico” vendería potencia firme al MEM en forma continua, dado que cuando hay disponibilidad de viento, un bien sobreabundante, el consorcio ahorraría parte del “combustible” de las represas, un bien escaso. El MEM, sólo se limitaría a comprar electricidad, sin diferenciar su fuente.

Asimismo, las partes del consorcio, el operador hidroeléctrico y el eólico podrían estar tan alejados entre sí como lo permitiese la red eléctrica nacional y el costo de transporte.

En segundo lugar, se observa una tendencia creciente en los precios de la energía. La escalada de los precios internacionales sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

En tercer lugar, se podría obtener una fuente adicional de ingreso a través de la posibilidad de vender los certificados de reducción de emisiones (CER) creados por los Mecanismos de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto. Si bien todavía los precios de los CER son muy bajos, su tendencia creciente podría hacer que contribuyan significativamente en el mediano plazo a la rentabilidad de la energía eólica.

Por último, la puesta en marcha del régimen de Energía Plus puede contribuir a cambiar considerablemente el esquema actual de costos y beneficios. Esto se da a partir de lo siguiente. Desde la devaluación de la moneda local a principios de 2002, los precios de la energía han sufrido importantes distorsiones debido al congelamiento impuesto desde el Gobierno Nacional, lo que a su vez lo obligó a compensar a las compañías energéticas mediante la implementación de subsidios. Como consecuencia de estas políticas, el mercado eléctrico presentó bajos niveles de inversiones, llegando a una situación límite en materia energética, forzando al Gobierno Nacional a revertir esta tendencia con la creación en septiembre de 2006 del régimen de Energía Plus.

Este régimen permite al Gobierno celebrar contratos con Generadores, Co-generadoras y Auto-generadores que estaban fuera del MEM a la fecha de la creación del régimen, considerando sus costos (a ser verificados por la autoridad energética) más una tasa de rentabilidad “razonable”. De esta forma, dicho régimen “libera” los precios de la energía, aunque bajo la supervisión de las autoridades energéticas.

Bajo este régimen de precios para la energía “nueva”, la energía “adicional” se incrementa a U$S 50 – 55 por megavatio – hora, lo que sumado a los incentivos nacionales implica un precio mínimo de U$S 57 por megavatio – hora.

También se encuentran en vigencia el Régimen Nacional de Iniciativa Privada y de Asociación Público – Privada, que si bien no se refiere exclusivamente a las energías renovables, esta orientado a estimular a los particulares a participar en proyectos de infraestructura, sean éstos de obras públicas, concesión de obras públicas, servicios públicos, licencias y/o cualquier otra modalidad. Ambos fueron sancionados en agosto de 2005; otorgan incentivos fiscales y establecen un vínculo para asociarse en la ejecución y desarrollo de obras públicas, servicios públicos u otra actividad delegable. Un aspecto interesante en estos regímenes es que permite a particulares presentar al Estado proyectos de infraestructura, quien los analiza y determina si califican o no. En este marco, los privados que tengan posibilidad de generar energía eléctrica a través del viento y conectarla a las redes de distribución pueden obtener mayores beneficios fiscales, cerrando aún más la brecha entre el precio de corte y el precio actual de la energía.

Aunque todavía a paso lento, el mercado eólico está empezando a moverse en este contexto más favorable. Esto se observa en los proyectos en estudio.

• La empresa estatal ENARSA tiene un proyecto de parque eólico de 60 megavatios denominado “Vientos de la Patagonia I”. Este parque se encuentra en un plan integral que proyecta instalar 300 megavatios en unos 3 años, comenzando por 60 megavatios en Comodoro Rivadavia, en sociedad con la Provincia de Chubut.

• El Gobierno de Chubut y funcionarios del gobierno nacional anunciaron un posible emprendimiento privado con una central térmica de ciclo combinado más un parque eólico de 100 megavatios en la zona norte de la Provincia de Chubut, con una inversión de $ 1.240 millones. Dado el régimen de vientos, sería un sitio razonable, aunque no tan bueno como Comodoro Rivadavia. Sin embargo, en la actualidad, la punta de línea de alta tensión en 500 kilovatios (Sistema Interconectado Nacional) termina en Puerto Madryn y no llega aún a Comodoro Rivadavia. Debido a problemas de estabilidad dicha línea (que conecta a esta ciudad con el resto del país hacia el norte) no resistiría el agregado de 100 megavatios eólicos. Es decir, todavía no se pueden elegir los mejores lugares, pero por las mejores razones.

• La empresa mendocina IMPSA planea un parque de 50 megavatios en la Provincia de La Rioja (Pampa de Arauco), con una primera etapa de cinco molinos de 1,5 megavatios de desarrollo propio.

En este contexto, se crea una ventana de oportunidad para las industrias locales, dado que los precios artificialmente bajos de la electricidad desincentivan el ingreso de fabricantes extranjeros al país, posibilitando que las industrias locales se vuelvan competidoras mundiales mientras se mantenga esta situación.

Pero, como ya analizamos, esta situación está cambiando. La escalada de los precios internacionales, sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

Si las firmas locales no lograran crecer a tiempo dentro de su propio mercado interno, aprovechando la protección de las todavía bajas tarifas del MEM, se cerraría la ventana de oportunidad descripta para que la Argentina construya una industria eólica propia, libre de trabas y licencias exteriores. Y la ingeniería eólica local quedaría relegada entonces a vender repuestos y componentes, o a fabricar bajo licencia.

Analizan generar energía eólica en la Costa

Fuente: Prensa Argentina.ar

El Centro Aeronáutico y Espacial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) anunció que, dado que la Costa Atlántica, es una región privilegiada para la generación de energía eólica, la Argentina podría instalar un parque mega eólico, convirtiéndose en una fuente inagotable.

La investigación se hizo en “Centinela del Mar”, una localidad ubicada entre Miramar y Necochea. Si bien los resultados son preliminares, ya que se evaluaron 3 meses del presente año (agosto, setiembre y octubre), no dejan de sorprenderlos escasos días sin vientos, donde las altas velocidades oscilan entre 4 y 20 metros por segundo, siendo la media, es decir, la resultante de todas las velocidades registradas, de 8 metros por segundo y su calidad óptima, dado que se registran una buena cantidad de días con esa velocidad (ver gráfico de barras). En estas condiciones, el Parque Eólico estaría operando casi el 90% del tiempo, de acuerdo a lo observado en el trimestre señalado.

El aprovechamiento de la energía eólica para generar electricidad permite eliminar procesos de combustión involucrados en la termogeneración, por lo que suprime radicalmente los impactos negativos originados por los combustibles fósiles durante su extracción, transformación, transporte y combustión, lo que beneficia la atmósfera, el suelo, el agua, la fauna y la vegetación, entre otros.

Contar con este recurso energético natural y renovable, posiciona a la zona estudiada dentro de los lugares con alta probabilidad para la instalación de parques eólicos para la obtención de electricidad “Verde”.

Esta práctica de medición de viento es imprescindible, máxime cuando de ella surge la posibilidad de la instalación de un proyecto eólico de mediana o alta envergadura como mega-parques eólicos, debido a la directa relación de la calidad de los vientos con la potencia a instalar y por ende en los análisis económicos. Se podría decir que existe equivalencia con la buscada en los yacimientos de petróleo o gas, dado que hay que encontar yacimientos que reúnan todas las condiciones para su explotación eficiente.

Actualmente se está en la etapa de analizar la factibilidad de instalación de un megaparque, donde su perfil técnico dependerá de las necesidades de consumo en la región o la decisión de suministrar energía eléctrica a regiones urbanas más extensas a través del Sistema Interconectado Nacional (SIN). 

Con la reglamentación de la Ley 26.190, el Gobierno declaró de “interés nacional” tanto la generación de energía con fuentes renovables, como el desarrollo tecnológico del Sector y la fabricación de equipos. Uno de los principales objetivos del Programa GENREN (Generación de Energías Renovables) es lograr que el 8% del consumo eléctrico del país, sea abastecido por fuentes de energías renovables, en un plazo de 10 años; como lo estipula la ley de fomento específico del Sector, en uno de sus artículos, y reglamentada por el Decreto 562.

Por otro lado el Boletín Oficial publica la resolución 108/11 de la Secretaria de Energía que habilita la realización de Contratos de Abastecimiento en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Esta amplía las oportunidades de la anterior resolución de contratar generación a partir de fuentes renovables a todos los agentes del MEM y detalla las condiciones de la contratación de abastecimiento. 

A su vez, eleva el periodo de vigencia de estos instrumentos a 15 años, como así también detalla la información a presentar ante la Secretaria de Energía, entre la cual figura la descripción del recurso energético a explotar, la descripción técnica de los equipos, el desglose de costes, y el cálculo de producción eléctrica.

La realidad es que existe un fuerte interés a nivel nacional en incorporar la energía eólica y otras fuentes renovables a la matriz energética. Por lo tanto hay que prepararse para este desafío que permitirá generar energía limpia y accesible, mejorar el sistema de abastecimiento energético y por ende, la calidad de vida de los argentinos.

La Cuenca del Golfo San Jorge también padece secuelas de la actividad industrial

El progreso del hombre y la necesidad constante de generar nuevas riquezas a corto plazo han llevado a un deterioro ambiental difícil de contrarrestar. En el caso de esta región, la actividad petrolera y la producción ganadera influyen sobre el ecosistema de la Cuenca del Golfo San Jorge. Sin embargo, la concepción adoptada en el nuevo siglo responde a la esperanza de reparar parte de los daños.
El papel deambula en el aire, la leve brisa del viento lo traslada sin rumbo hasta que finalmente cae en la calle. Luego el mismo aire lo llevará hasta la canaleta donde se amontonará junto a otros  desechos que no podrán atravesar el desagüe. La acción parece ser insignificante al lado de otros desastres. Sin embargo, también incide en los padecimientos ecológicos que tiene que soportar la tierra.

Una forma de empezar a revertir los problemas ambientales es a través de la toma de conciencia. Y a pesar de que el 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de Naciones Unidas reunida en Estocolmo, estableció el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, sólo años después comenzaron a establecerse alternativas que ayuden a disminuir la contaminación.

Como muestra, Argentina recién en 1992 dio un gran avance en materia legislativa sobre los efectos que podría causar la exploración de hidrocarburos, a través de la aplicación de la resolución 105/92 por parte de la Secretaría de Energía.

“Apruébense las normas y procedimientos para proteger el medio ambiente durante la etapa de exploración y explotación de hidrocarburos”, establece la norma. Constituyó uno de los más importantes avances con respecto a los cuidados que deben tener las industrias para poder explotar en el país.

PROBLEMAS REGIONALES

En diálogo con Diario Patagónico, el profesor de microbiología general de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), Oscar Pucci explicó los principales problemas ambientales que se viven en Comodoro Rivadavia, a causa de los derrames que se producen en la actividad petrolera.

“Hay dos tipos de consecuencias que tenemos que ver. A corto plazo hay una contaminación visual muy importante que nos lleva a que se hagan trabajos muy rápidos y se retiren suelos, pero ahí aparece otro posible problema que son los posibles focos de desertificación”, señaló.

“En general la contaminación por petróleo produce problemas importantes en la flora y en la fauna que pasado los primeros quince días deja de tener una toxicidad elevada, pero sí quedan otros compuestos que son los hidrocarburos poli aromáticos que son tóxicos y la legislación vigente da limites muy extractos para estos compuestos”, explicó.

El profesional que participó del proyecto binacional que realizó la UNPSJB con el centro de medioambiente Welmholtz Zentrum Für Umwelfforsehung GmbH Leipzing Halle, de Alemania, no duda en afirmar que a partir de la resolución 105/92 se comenzó a avanzar en materia de contaminación.

“A partir de esto se empezó a cambiar la visión y hemos avanzado muchísimo con leyes nacionales y el ordenamiento que se ha hecho en provincia de Chubut y Santa Cruz, pero hay que ser conscientes de que los problemas que se generaron en cien años de explotación petrolera no se van a eliminar en dos o tres años”, evaluó.

INDICES DE DESERTIFICACION

Los problemas ambientales no sólo repercuten en los centros urbanos, sino que por el contrario las zonas rurales también se ven afectadas por diferentes actividades que realiza el hombre para generar dinero.

De esa forma, la actividad ganadera a través del pastoreo de los animales y la preparación del terreno para la actividad petrolera repercuten de manera negativa en la vegetación de la cuenca del Golfo San Jorge.

La UNPSJB realizó un proyecto a través de la Facultad de Ciencias naturales, donde se determinó que alrededor de 1.550.000 hectáreas poseen sólo un 20 por ciento de vegetación. “La desertificación es el principal problema de la Patagonia ambiental, eso es declarado por diferentes convenciones internacionales”, explicó la licenciada en medioambiente Gabriela Mendos, integrante del staff que participó del proyecto encabezado por el doctor Miguel Angel Bertolami.

La estimación se realizó a partir de imágenes satelitales tomadas en la cuenca del golfo San Jorge, sobre una superficie total de 3.100.000 de hectáreas. “La plantas son sitios de refugios para todas otras especies de animales. Hay un montón que no son vacas y ovejas y que nadie las considera”, afirmó Mendos.

El problema tiene una raíz histórica debido a que se da a partir de la influencia de diferentes industrias, pero al mismo tiempo sus consecuencias repercuten sobre estas mismas, argumentó la especialista. “Más que nada afecta al productor. Hay gente que deja el campo, encima ahora ganan más por la actividad petrolera que lo que ganan con las ovejas, la gente se dedica a que le paguen por la extracción del petróleo”, sostuvo.

Mendos también manifestó que la solución no implica un cese de actividad sino lograr un equilibrio equitativo para el medioambiente. “Hay algunas geoformas como pueden ser serranías o las zonas del mar que naturalmente no tienen vegetación, es decir que puede haber pastoreo y actividad petrolera, pero el desafío es que sea de manera sustentable. No todo es culpa del productor”, sentenció.

Las aves del golfo y su necesidad de protección

En la cuenca del Golfo San Jorge habitan alrededor de cuatro mil aves. La gran cantidad de estos plumíferos habita en forma constante en la zona, aunque también existen especies migradoras.

Sin embargo, el avance del hombre sobre las tierras y el mar produce que muchas de esas aves pierdan su lugar de conversación, peligrando su supervivencia y modificando las costumbres de los animales.

De esa forma, se genera la necesidad de crear una reserva que proteja a las aves que habitan en la zona de Comodoro Rivadavia. Para esto, se reunieron las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Nehuen Patagonia y Asociación Patagónica Ornitológica.

“No hay ninguna reserva urbana en Comodoro y acá llegan a haber cuatro mil aves y hay algunas que son migradoras que necesitan el hábitat porque descansan ahí. Y obviamente si no está ese lugar quizás a algún otro lugar vaya”, destacó la licenciada Gabriela Mendos, integrante de la ONG Nehuen Patagonia.

La ciudad del petróleo ha sido considerada a nivel mundial como un sitio AICA (Area Importante para la Conservación de las Aves), según la clasificación de Birdlife International.

Así, los avances del hombre sobre el mar muchas veces no significan una forma de evolución, debido a que perjudican parte del hábitat natural de las especies que conviven en el mundo.

Una carrera que apunta al cuidado ambiental

Hace más de una década, en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, se creó la carrera Licenciatura en Gestión Ambiental, que está firmemente comprometida con los propósitos del cuidado del Medio Ambiente.

En esa carrera se forman profesionales con capacidad de insertarse en la comunidad de Comodoro Rivadavia y la región para el logro de una gestión sostenible y equitativa del ambiente.

Se forman profesionales con habilidades de intervenir en situaciones ambientales desde un enfoque integral, con una mirada que contempla el ambiente físico-natural y el político-social como un todo inseparable.

La formación teórico-práctica de grado los prepara para dirigir y/o participar en equipos multidisciplinarios para la elaboración de programas y proyectos de prevención y planificación ambiental de los efectos de las actividades humanas sobre el medio ambiente y viceversa.

Coordinar y/o participar en equipos multidisciplinarios para llevar a cabo investigaciones y evaluaciones de impacto ambiental.

Participar e intervenir desde la gestión en grupos interdisciplinarios de estudios de saneamiento, restauración y riesgo ambiental.

Asesorar técnicamente a entidades y organizaciones públicas y/o privadas sobre los efectos o impactos ambientales que pueden producir sus acciones.

Analizar políticas ambientales, públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Localizar, interpretar, procesar y generar información ambiental con el apoyo de la fotogrametría, teledetección y sistemas de información ambiental y geográfica, entre otras.

Participar en la confección e implementación de códigos de ordenamiento, normas y/o regulaciones de índole ambiental.

Desarrollar una actitud responsable y cooperativa que le permita asumir el compromiso social que conlleva su práctica profesional.

Realizar el seguimiento y control, a través de técnicas y métodos específicos de actividades susceptibles de afectar el equilibrio ecológico de las comunidades, naturales y culturales.

Realizar la aplicación y/o seguimiento en la ejecución de Sistemas de Gestión Ambiental en vinculación con otros Sistemas (calidad y/o seguridad e higiene) existentes dentro de la empresa o institución en la que se encuentre.

Aplicar e interpretar las normas legislativas nacionales, provinciales y municipales, en temas vinculados a la política y administración ambiental.

Generar y/o dirigir proyectos referidos a prevención y educación ambiental.

Organizar y/o realizar el seguimiento de Sistemas de Gestión Ambiental, aplicables en el ámbito privado o público.

Comenzó el Reciclado de Neumáticos en Argentina

Fuente: EcoSitio

El proyecto fue ideado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Participan la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) y la empresa REGOMAX.
Según informó el Noticiero Tecnológico Semanal Nº 218, ya se encuentra en funcionamiento en el partido bonaerense de San Martín la primer planta industrial del país dedicada al reciclado de neumáticos fuera de uso. El monto de la inversión para la construcción de la planta y la adquisición de la maquinaria fue de dos millones de dólares.
El proyecto original fue desarrollado y es actualmente coordinado por INTI Caucho, área del instituto que busca generar actividades industriales a partir de los materiales recuperados y ayudar en la elaboración de leyes y regulaciones teniendo en cuenta los beneficios ambientales y sociales.
En el marco de estos objetivos, la dependencia articuló los sectores público y privado para el desarrollo de un modelo de gestión integral de neumáticos fuera de uso. Para ello, se realizó un estudio previo de la distribución del residuo en el país, así como posibles acciones por zonas geográficas.
En el año 2007, se firmó un contrato entre la CEAMSE y la empresa REGOMAX, quienes se unieron al proyecto. Por su parte, la Coordinación Ecológica cedió el terreno y la empresa privada recicla el residuo y obtiene el molido de goma destinándolo a la fabricación de pisos, pavimentos deportivos y canchas sintéticas. En tanto, el INTI garantiza que el proceso sea realizado correctamente.

La solución a un problema múltiple

Según informó el INTI, se estima que en nuestro país la generación de neumáticos fuera de uso supera las 100.000 t anuales, correspondiendo 40.000 t a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
El problema para los rellenos sanitarios es el gran volumen que ocupan y el largo tiempo de degradación (600 años aproximadamente), en tanto que la disposición inadecuada en espacios públicos crea un hábitat propicio para la proliferación de mosquitos transmisores del dengue y roedores.
El uso indebido de neumáticos al final de su vida útil en medios de transporte, aumenta la probabilidad de provocar accidentes de tránsito. Asimismo, su incineración para combatir efectos de heladas en cultivos es perjudicial para el ambiente y la salud.

Bonos de Carbono – Preguntas Frecuentes


Fuente: ProChile

¿QUÉ SON LOS BONOS DE CARBONO?
Se denominan bonos de carbono a las Reducciones Certificadas de Emisiones de Gases Efecto Invernadero o CERs, por su sigla en inglés Certified Emission Reductions. El CER es la unidad que corresponde a una tonelada métrica de dióxido de carbono equivalente. Los CERs se generan en la etapa de ejecución del proyecto; y se extienden una vez acreditada dicha reducción. Son créditos que se transan en el Mercado del Carbono.

Para cumplir con sus metas de reducción de emisiones, los países desarrollados pueden financiar proyectos de captura o abatimiento de estos gases en otras naciones -principalmente en vías de desarrollo-, acreditando tales disminuciones como si hubiesen sido hechas en territorio propio, abaratando significativamente los costos de cumplimiento.

Ello significa que una empresa Argentina que disminuye sus emisiones de CO2, de manera VOLUNTARIA, puede vender esta reducción a empresas de países desarrollados que estén obligadas a bajar sus emisiones de GEI generando beneficios tanto económicos como ambientales.

El mercado de carbono se viene desarrollando a nivel mundial desde 1996, pero sólo en los últimos años adquirió mayor fuerza. Durante el año 2002, se estimaron transacciones cercanas a 70 millones de toneladas, en tanto que durante el año 2006, dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio, se transaron bonos equivalentes a 522 millones de toneladas

 

¿CUALES SON LOS GASES EFECTO INVERNADERO O GEI?
Los Gases Efecto Invernadero son aquellos gases con potencial de Calentamiento Global. En el Protocolo de Kyoto, se indica seis gases a reducir y cada uno de ellos tiene un potencial diferente a saber:

Gases de Efecto Invernadero

Equivalencia en CO2 de una medida de gas (CO2e)

Dióxido de Carbono (CO2)

1

Metano (CH4)

21

Óxido Nitroso (N2O)

310

HidrofluoroCarbonos (HFC)

740

Perfluorocarbonos (PFC)

1.300

Hexafluoruro de azufre (SF6)

23.900

 

¿QUE ES EL MERCADO DEL CARBONO?
El Mercado del Carbono es un sistema de comercio a través del cual los gobiernos, empresas o individuos pueden vender o adquirir reducciones de gases efecto invernadero. Se creó a partir de la necesidad de cumplir con el Protocolo de Kyoto.

Existen dos criterios dentro de este mercado:

El primero indica que no interesa en que parte del mundo se reduzcan las emisiones de Gases Efecto Invernadero, el efecto global es el mismo. Esto permite las transacciones entre países distantes entre si.

El segundo criterio sostiene que, ambientalmente lo importante no es el tiempo en que se reducen sino que realmente se reduzcan; indicando así que el resultado de reducir emisiones hoy o en unos años más es el mismo.

El Mercado tiene dos tipos de transacciones que son:

  • Transacciones basadas en Proyectos: Se transan reducciones cuantificables de un proyecto. Dentro de este tipo de transacciones funciona la Implementación Conjunta (IC) y el MDL

  • Comercio de Derechos de Emisión: Se transan derechos de emisión creados y asignados. Los cuales determinan un límite de emisiones para una determinada empresa o entidad (representan cantidades de emisión que se pueden liberar sin incurrir en una falta legal). El emisor genera menos emisiones de lo permitido, dejando un margen de permisos de emisión (o derechos de emisión) que pueden ser vendidos a entidades, que por razones diversas, no consiguieron emitir menos del límite establecido. Estos derechos pueden ser por ejemplo, los determinados por el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU ETS), creado para cumplir las obligaciones de reducción de emisiones europeas ante P.K.

 

¿QUE ES EL PROTOCOLO DE KIOTO?
Fue establecido en 1997, es un tratado internacional cuyo objetivo principal es lograr que para 2008-2012 los países desarrollados disminuyan sus emisiones de gases de efecto invernadero a un 5% menos del nivel de emisiones de 1990.

Durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable celebrada en Río el año 1992, los países acordaron que la evidencia científica sobre el cambio climático hacía pertinente que se adoptaran medidas a nivel global. De ahí nació la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, en su sigla en inglés). La Convención divide a los países, que denomina con la palabra “Partes”, en dos grandes grupos: Partes Anexo I y Partes No Anexo I. La Parte Anexo I se refiere a países industrializados, muchos de ellos incluidos como miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) más los estados de Europa Central y del Este.

La Conferencia de las Partes, llamada comúnmente COP’s, constituye el cuerpo supremo de la Convención sobre Cambio Climático y la integran un total de 181 países que han ratificado la Convención Marco sobre Cambio Climático. Este cuerpo sesiona 1 vez al año para revisar los progresos de la Convención, la experiencia ganada en su implementación y el estado del conocimiento científico logrado.
El Protocolo de Kyoto adoptado en diciembre de 1997 en la Tercera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), refleja los acuerdos alcanzados en el complejo proceso de establecer una respuesta a este desafío ambiental y adquiere importancia en el hecho que establece límites a las emisiones de GEI de los países industrializados. Las Partes Anexo I acordaron el compromiso de reducir las emisiones totales de los seis GEI en al menos un 5% por debajo de los niveles de 1990 entre el período 2008 – 2012.

El Protocolo introdujo asimismo tres nuevos mecanismos internacionales denominados “mecanismos de flexibilidad” o “mecanismos de Kyoto”, que son componentes básicos sin los cuales el Protocolo difícilmente podría entrar en vigor. El objetivo de esos mecanismos es hacer menos oneroso la aplicación del Protocolo. Estos mecanismos son; el comercio internacional de los derechos de emisión de GEI con efectos a partir de 2008, conocido también como Transacción de Emisiones, la Implementación Conjunta (IC) y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). Los dos últimos implican la transferencia de los créditos de reducción de las emisiones acumuladas gracias a proyectos de reducción de las emisiones en otros países no Anexo I.

La Comunidad Europea se comprometió a reducir la emisión de GEI en un 5% para el período 2008 – 2012 en relación a los niveles de 1990. El monto de reducción total que deberá alcanzar la UE es de 424 millones de toneladas de CO2 para el primer período de compromiso. Los mayores niveles de reducción, en términos cuantitativos, deberán ser afrontados por Alemania, Reino Unido, Italia, Dinamarca y Países Bajos. Contrariamente, algunos países como Grecia y España pueden aumentar considerablemente sus emisiones (25 y 15% respectivamente).

El Protocolo de Kyoto entró en vigencia el 16 de febrero de 2005 ya que cumplió con la condición de ser ratificado por 55 Partes en la Convención, entre los que se encuentran países desarrollados cuyas emisiones combinadas de CO2 superan el 55% del total de ese grupo. Estados Unidos (que genera el 36% del total de los países desarrollados) aún no lo ha ratificado.

 

¿QUE ES EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO (MDL)?
El MDL es un mecanismo del Protocolo de Kyoto basado en proyectos, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases efecto invernadero en países en desarrollo.

En el Artículo Nº 12 se establece este mecanismo, mediante el cual los países industrializados pueden financiar proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo y recibir créditos por ello. El propósito del MDL es ayudar a las Partes no incluidas en el Anexo I a lograr un desarrollo sostenible y contribuir al objetivo último de la Convención, así como ayudar a las Partes incluidas en el Anexo I a dar cumplimiento a sus compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones.

Si bien el Protocolo de Kyoto entró en vigencia en el año 2005, el mercado del MDL ya estaba operando desde el 2002. Por esta razón, todas aquellas negociaciones de Reducción de Emisiones realizadas con anterioridad a la vigencia del Protocolo de Kyoto son válidas según un acuerdo entre los países signatarios dado en el año 2001.

  • Implementación Conjunta: este mecanismo permite a los países Anexo I adquirir unidades de reducción de emisiones a través del financiamiento de ciertos tipos de proyectos en otros países miembros del Anexo I (Artículo Nº6)

 

  • Transacción de Emisiones: corresponde a un régimen de transacción internacional de emisiones que permite a los países industrializados comprar y vender créditos de emisiones entre ellos mismos (Artículo Nº17).

 

¿QUE PROYECTOS CALIFICAN BAJO EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO?
La CMNUCC ha diferenciado los proyectos MDL en tres grandes grupos: Proyectos de Gran Escala, Proyectos de Pequeña Escala y Proyectos de Forestación y Reforestación

Los Proyectos de gran Escala se clasifican en:

Nombre

1

Industrias de energía (de fuentes renovables y no renovables)

2

Distribución de Energía

3

Demanda de Energía

4

Industrias de Manufactura

5

Industrias Químicas

6

Construcción

7

Transporte

8

Producción de mineral / Minería

9

Producción de Metal

10

Emisiones fugitivas de combustibles (sólidos, gaseosos y aceites)

11

Emisiones fugitivas de producción y consumo de halocarbonados y hexafluoruro de azufre

12

Uso de solventes

13

Manejos y disposición de residuos

14

Forestación y Reforestación

15

Agricultura

Los Proyectos de pequeña Escala se clasifican en:

Nombre

1

Proyectos con energías renovables

2

Proyectos de mejoras en la Eficiencia Energética

3

Otros Proyectos

Los Proyectos de Forestación y Reforestación son un subtipo dentro de los Proyectos de Gran Escala. La forma de desarrollo de este tipo de proyectos es sustancialmente diferente al tratarse de proyectos de Captura de Carbono y no de reducción de emisiones. Tipo de metodologías, certificación de emisiones, tipo de reducciones, periodos de acreditación, demostración de la adicionalidad, etc., son distintos. Es por esta razón que se crea un rubro especial para las Metodologías de línea Base y Monitoreo específicas para proyectos de este tipo.

 

¿CUALES SON LOS REQUISITOS DE UN PROYECTO MDL?
Todo proyecto de Reducción de emisiones de GEI, que forme parte del Mecanismo de Desarrollo Limpio debe cumplir con las siguientes condiciones:

  • Reducir alguno de los gases de efecto invernadero indicados en el Anexo A del Protocolo de Kyoto.
  • Participación Voluntaria
  • Reducir emisiones consideradas adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad del proyecto.
  • Demostrar tener beneficios reales, mensurables y de largo plazo en relación con la mitigación de los gases efecto invernadero.
  • Contribuir al desarrollo sostenible del país
  • Ser desarrollado en un país que haya ratificado el Protocolo de Kyoto y que posea una Autoridad Nacional Designada para el MDL.

Aceptación de las Partes: Este criterio dice relación con el acuerdo entre el país receptor y el país inversor. Para el país receptor, como sería el caso de Argentina, éste ha fijado sus propios criterios de aceptación. Así, los proyectos deben cumplir con el criterio de desarrollo sostenible y si corresponde deben presentar un Estudio de Impacto Ambiental o una Declaración de Impacto Ambiental. La institucionalidad fijada para entregar la Carta de Aprobación en Argentina, es la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Adicionalidad: Es el principal criterio, y se define como la diferencia de acumulación de carbono entre la línea de base, que sería la situación sin proyecto, y la de ganancia, o situación con proyecto. Por otro lado la Tasa Interna de Retorno (TIR) del proyecto debe ser tan baja, que no haga atractiva la ejecución de dicho proyecto en condiciones normales, pero que esto pueda revertirse si es posible transformarlo en proyecto MDL. Otro factor importante es que el proyecto no sea “Business as usual”.

 

¿CUAL ES EL CICLO DE UN PROYECTO MDL?
Las diferentes etapas de un Proyecto desarrollado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio son de manera general los que a continuación se presentan:

 

¿QUÉ SON LOS FONDOS DE CARBONO?
Son las entidades encargadas de comprar reducciones de emisiones para los países y empresas privadas que aportan al fondo. Estos pueden ser fondos o programas de adquisición de CERs administrados por Gobiernos o por encargo de éstos

  • Fondos Multilaterales
  • Fondos Privados

Nombre

Sectores

Sitio Web

Fondo Prototipo de Carbono (PCF

Energías Renovables

www.prototypecarbonfund.org

Fondo de Carbono Europeo

Todos los sectores, menos forestación y reforestación

www.europeancarbonfund.com

Fondo de Carbono Alemán (KfW)

Eficiencia energética, energías renovables

www.kfw.de/carbonfund

Fondo Holandés de la Corporación Internacional Financiera (INCaF)

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.ifc.org/carbonfinance

Fondo del Carbono Japonés

Todos los sectores

www.jbic.go.jp/english/index.php

Fondo de Carbono para el Desarrollo Comunitario (CDCF)

Mini hidroeléctricas, uso de residuos sólidos urbanos y agrícolas, eficiencia energética, transporte y bosques

www.communitycarbonfund.org

Fondo de los Países Bajos para el MDL (NCDF)

Energías Renovables, transporte, industria

www.carbonfinance.org

Fondo del Carbono Italiano

Todos los sectores y tecnologías

www.carbonfinance.org

Fondo Español

Todos los sectores y tecnologías, menos proyectos forestales

www.carbonfinance.org

Fondo BioCarbon

Agricultura, silvicultura, sumideros de carbono

www.biocarbonfund.org

Fondo Danés (DCF)

Energía eólica, hidráulica, de biomasa, ciclos combinados, proyectos de rellenos sanitarios

www.carbonfinance.org

Programa Latinoamericano del Carbono (PLAC)

Energías renovables, transporte, industria y captura de carbono

www.caf.com

Fondo de Centavo Climático

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.stiftungklimarappen.ch

 

¿POR CUANTO TIEMPO UN PROYECTO PUEDE GENERAR CERs?
Un proyecto puede generar CERs durante todo el período de acreditación. Dicho período corresponde al tiempo en el cual una DOE verifica y certifica las reducciones de emisiones de GEI, que genera la actividad del proyecto.

El titular de un proyecto puede elegir entre dos alternativas de período de acreditación:

  • Período de acreditación de 10 años sin renovación.
  • Período de acreditación de 7 años, con posibilidad de renovarlo hasta 2 veces y completar un máximo de 21 años. Cada renovación estará sujeta al chequeo de si se mantiene la adicionalidad del proyecto, así como se revisará la Línea Base con la que se calculan las reducciones de emisiones de GEI atribuibles al proyecto.


Ley Corta de Derechos de la Madre Tierra

El Estado Plurinacional de Bolivia sancionó en 2010 la primera ley en su tipo que da Estátus de Persona como sujeto colectivo de interés público.

A continuación incluimos la versión corta de esta norma vanguardista y necesaria:

 

 

 

 

 

TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
CAPÍTULO I
OBJETO Y PRINCIPIOS

 

Artículo 1. (OBJETO). La presente Ley tiene por objeto reconocer los derechos de la Madre Tierra, así como las obligaciones y deberes del Estado Plurinacional y de la sociedad para garantizar el respeto de estos derechos.

 

Artículo 2. (PRINCIPIOS). Los principios, de obligatorio cumplimiento, que rigen la presente ley son:

1. Armonía. Las actividades humanas, en el marco de la pluralidad y la diversidad, deben lograr equilibrios dinámicos con los ciclos y procesos inherentes a la Madre Tierra.

2. Bien Colectivo. El interés de la sociedad, en el marco de los derechos de la Madre Tierra, prevalecen en toda actividad humana, y por sobre cualquier derecho adquirido.

3. Garantía de regeneración de la Madre Tierra. El Estado en sus diferentes niveles y la sociedad, en armonía con el interés común, deben garantizar las condiciones necesarias para que los diversos sistemas de vida de la Madre Tierra puedan absorber daños, adaptarse a las perturbaciones, y regenerarse, sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, reconociendo que los sistemas de vida tienen límites en su capacidad de regenerarse, y que la humanidad tienen límites en su capacidad de revertir sus acciones.

4. Respeto y defensa de los Derechos de la Madre Tierra. El Estado y cualquier persona individual o colectiva respetan, protegen y garantizan los derechos de la Madre Tierra para el Vivir Bien de las generaciones actuales y las futuras.

5. No mercantilización. Por el que no pueden ser mercantilizados los sistemas de vida, ni los procesos que sustentan, ni formar parte del patrimonio privado de nadie.

6. Interculturalidad. El ejercicio de los derechos de la Madre Tierra requiere del reconocimiento, recuperación, respeto, protección, y diálogo de la diversidad de sentires, valores, saberes, conocimientos, prácticas, habilidades, trascendencias, transformaciones, ciencias, tecnologías y normas, de todas las culturas del mundo que buscan convivir en armonía con la naturaleza

 

TÍTULO II
MADRE TIERRA
CAPÍTULO I
DEFINICIÓN Y CARÁCTER

 

Artículo 3. (MADRE TIERRA). La Madre Tierra es el sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todos los sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que comparten un destino común.

La Madre Tierra es considerada sagrada, desde las cosmovisiones de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.

 

Artículo 4. (SISTEMAS DE VIDA). Son comunidades complejas y dinámicas de plantas, animales, micro organismos y otros seres y su entorno, donde interactúan comunidades humanas y el resto de la naturaleza como una unidad funcional, bajo la influencia de factores climáticos, fisiográficos y geológicos, así como de las prácticas productivas, y la diversidad cultural de las bolivianas y los bolivianos, y las cosmovisiones las naciones y pueblos indígena originarios campesinos, las comunidades interculturales y afrobolivianas.

 

Artículo 5. (CARÁCTER JURÍDICO DE LA MADRE TIERRA). Para efectos de la protección y tutela de sus derechos, la Madre Tierra adopta el carácter de sujeto colectivo de interés público. La Madre Tierra y todos sus componentes incluyendo las comunidades humanas son titulares de todos los derechos inherentes reconocidos en esta Ley. La aplicación de los derechos de la Madre Tierra tomará en cuenta las especificidades y particularidades de sus diversos componentes. Los derechos establecidos en la presente Ley, no limitan la existencia de otros derechos de la Madre Tierra.

 

Artículo 6. (EJERCICIO DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA). Todas las bolivianas y bolivianos, al formar parte de la comunidad de seres que componen la Madre Tierra, ejercen los derechos establecidos en la presente Ley, de forma compatible con sus derechos individuales y colectivos.

El ejercicio de los derechos individuales están limitados por el ejercicio de los derechos colectivos en los sistemas de vida de la Madre Tierra, cualquier conflicto entre derechos debe resolverse de manera que no se afecte irreversiblemente la funcionalidad de los sistemas de vida.

 

CAPÍTULO II
DERECHOS DE LA MADRE TIERRA

 

Artículo 7. (DERECHOS DE LA MADRE TIERRA) I. La Madre Tierra tiene los siguientes derechos:

1. Derecho a la vida: Es el mantenimiento de la integridad de los sistemas de vida, y los procesos naturales que los sustentan, así como las capacidades y condiciones para su regeneración.

2. Derecho a la diversidad de la vida: Es la preservación de la diferenciación  y la variedad de los seres que componen la Madre Tierra, sin ser alterados genéticamente ni modificados en su estructura de manera artificial, de tal forma que se amenace su existencia, funcionamiento y potencial futuro.

3. Derecho al agua: Es la preservación de la funcionalidad de los ciclos del agua, de su existencia en la cantidad y calidad necesarias para el sostenimiento de los sistemas de vida, y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

4. Derecho al aire limpio: Es la preservación de la calidad y composición del aire para el sostenimiento de los sistemas de vida y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

5. Derecho al equilibro: Es el mantenimiento o restauración de la interrelación, interdependencia, complementariedad y funcionalidad de los componentes de la Madre Tierra, de forma equilibrada para la continuación de sus ciclos y la reproducción de sus procesos vitales.

6. Derecho a la restauración: Es la restauración oportuna y efectiva de los sistemas de vida afectados por las actividades humanas directa o indirectamente.

7. Derecho a vivir libre de contaminación: Es la preservación de la Madre Tierra de contaminación de cualquiera de sus componentes, así como de residuos tóxicos y radioactivos generados por las actividades humanas.

 

CAPÍTULO III
OBLIGACIONES DEL ESTADO Y DEBERES DE LA SOCIEDAD

 

Artículo 8.  (OBLIGACIONES DEL ESTADO PLURINACIONAL). El Estado Plurinacional, en todos sus niveles y ámbitos territoriales, y a través de todas sus autoridades e instituciones, tiene las siguientes obligaciones:

1.  Desarrollar políticas públicas, y acciones sistemáticas de prevención, alerta temprana, protección, precaución, para evitar que las actividades humanas conduzcan a la extinción de poblaciones de seres, la alteración de los ciclos y procesos que garantizan la vida, o la destrucción de sistemas de vida, que incluyen los sistemas culturales que son parte de la Madre Tierra.

2.  Desarrollar formas de producción y patrones de consumo equilibrados para la satisfacción de las necesidades del pueblo boliviano para el Vivir Bien,salvaguardando las capacidades regenerativas, y la integridad de los ciclos, procesos y equilibrios vitales de la Madre Tierra.

3.  Desarrollar políticas para defender la Madre Tierra en el ámbito plurinacional e internacional de la sobreexplotación de sus componentes, de la mercantilización de los sistemas de vida o los procesos que los sustentan, y de las causas estructurales del Cambio Climático Global y sus efectos.

4.  Desarrollar políticas para asegurar la soberanía energética a largo plazo, a partir del ahorro, el aumento de la eficiencia y la incorporación paulatina de fuentes alternativas limpias y renovables en la matriz energética.

5. Demandar en el ámbito internacional el reconocimiento de la deuda ambiental a través de financiamiento y transferencia de tecnologías limpias, efectivas y compatibles con los derechos de la Madre Tierra, además de otros mecanismos.

6.  Promover la paz y la eliminación de todas las armas nucleares, químicas, biológicas y de destrucción masiva.

7. Promover el reconocimiento y defensa de los derechos de la Madre Tierra en el ámbito multilateral, regional y bilateral de las relaciones internacionales.

 

Artículo 9.  (DEBERES DE LAS PERSONAS) Son deberes de las personas naturales y jurídicas, públicas o privadas:

1. Defender y respetar los derechos de la Madre Tierra.

2. Promover la armonía en la Madre Tierra en todos los ámbitos de su relacionamiento con el resto de las comunidades humanas y el resto de la naturaleza en los sistemas de vida.

3. Participar de forma activa, personal o colectivamente, en la generación de propuestas orientadas al respeto y la defensa de los derechos de la Madre Tierra.

4. Asumir prácticas de producción y hábitos de consumo, en armonía con los derechos de la Madre Tierra.

5. Asegurar el uso y aprovechamiento sustentable de los componentes de la Madre Tierra.

6. Denunciar todo acto que atente contra los derechos de la Madre Tierra, sus sistemas de vida y/o sus componentes.

7. Acudir a la convocatoria de las autoridades competentes o la sociedad civil organizada para la realización de acciones orientadas a la conservación y/o protección de la Madre Tierra.

 

Artículo 10. (DEFENSORÍA DE LA MADRE TIERRA). Se crea la Defensoría de la Madre Tierra, cuya misión es velar por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos de la Madre Tierra, establecidos en la presente Ley. Una ley especial establecerá su estructura, funcionamiento, y atribuciones.

Gestión del Agua en Comunidades Menores

Por: Lic. Mariela Bukosky – Consejo Asesor Fundación Huella Ecológica.

Abstract: La autora desarrolla aspectos vinculados con las diferentes posturas acerca del rol del estado en la gobernabilidad del agua, y la necesidad de una planificación con un enfoque sustentable respecto de la disponibilidad de este recurso en comunidades donde se autoadministra.

Ver documento completo:

Gestión del agua en comunidades menores

Fuentes Renovables de Energía

FUENTES RENOVABLES DE ENERGIA

Son las fuentes renovables de energía no fósiles idóneas para ser aprovechadas de forma sustentable en el corto, mediano y largo plazo: energía eólica, solar térmica, solar fotovoltaica, geotérmica, mareomotriz, undimotriz, de las corrientes marinas, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración, biogás, biocombustibles.

LEY NACIONAL DE FUENTES RENAVABLES DE ENERGIA

Ley 27.191 de Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía y Resolución Reglamentaria 531/16, del Ministerio de Energía y Minería de la Nación. Ámbito de aplicación: territorio nacional.

La Ley declara de interés nacional la generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes de energía renovables con destino a la prestación de servicio público, como así también la investigación para el desarrollo tecnológico y fabricación de equipos con esa finalidad.

La Ley 27.191 tiene por objetivo la contribución de fuentes de energía renovables hasta alcanzar el 8 % del consumo de energía eléctrica nacional, para el 2018 y el 20 % para el 2025.

INCENTIVOS FISCALES

Exención de aranceles a la importación de equipos, partes, repuestos, componentes y materias primas hasta el 31/12/2017.

Amortización acelerada.

Devolución anticipada de IVA.

Exención del Impuesto a las Ganancias Mínimas Presuntas.

Exención del Impuesto a los Dividendos ante la reinversión en infraestructura.

Deducción de la carga financiera en el Impuesto a las Ganancias.

Certificado Fiscal sujeto a acreditación de componente nacional.

INCENTIVOS A LOS PROYECTOS DE GENERACION

Prioridad de acceso a financiamiento vía Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Energías -Renovables (FODER).

Certificado Fiscal por el 20 por ciento de la integración nacional con un mínimo de un 30 %.

Incentivos a los proveedores locales.

Exención de aranceles a la importación de bienes de capital, partes, componentes y materias primas.

Seguro Ambiental Obligatorio

Artículo 22 de la Ley General del Ambiente (LGA): “Toda persona física o jurídica, pública o privada, que realice actividades riesgosas para el ambiente, los ecosistemas y sus elementos constitutivos, deberá contratar un seguro de cobertura con entidad suficiente para garantizar el financiamiento de la recomposición del daño que en su tipo pudiere producir; asimismo, según el caso y las posibilidades, podrá integrar un fondo de restauración ambiental que posibilite la instrumentación de acciones de reparación.”

Actividades riesgosas que deben contratar el seguro por daño ambiental:

  • Criterio restrictivo. Actividades con mayor potencial contaminante. Principalmente las industriales.
  • Listadas en Anexo I de la Resolución SAyDS 303/07, clasificadas conforme con el CIIU -Código Industrial Internacional Unificado-.
  • Que verifiquen mediana o alta complejidad ambiental, conforme con la fórmula polinómica establecida en el Anexo II de la Resol. SAyDS 177/07.

Anexo I, Resolución SAYDS 303/07. Actividades riesgosas para el ambiente, los principales rubros comprendidos son:

  • Industria química y metalúrgica
  • Industria de la celulosa y del papel
  • Industria textil y curtiembres
  • Grandes obras de infraestructura
  • Depósitos de sustancias contaminantes
  • Productos alimenticios
  • Actividad minera
  • Combustibles
  • Reciclaje y plantas de tratamiento

Criterios para asignar mayor o menor complejidad ambiental a una actividad, Anexo II, Resolución SAyDS 177/07. NCA – Nivel de Complejidad Ambiental:

  • El rubro industrial (ru) al que pertenecen
  • La calidad de los efluentes líquidos, gaseosos y sólidos (residuos) o semisólidos generados (er)
  • Los riesgos generados, considerando distintos tipos de riesgo para la población y el ambiente (ri)
  • El dimensionamiento de la instalación según la superficie ocupada, la potencia instalada y la dotación de personal (di)
  • La localización, teniendo en cuenta la zonificación y la infraestructura de servicios que posee (Lo)

Entidad suficiente de la cobertura

la Resolución SAyDS 177/07 define cuales son los criterios para establecer los montos mínimos asegurables que otorguen “entidad suficiente” a la cobertura. Ellos son:

  • Nivel de complejidad ambiental de la actividad (NCA).
  • Gestión ambiental preventiva adoptada por el titular de la actividad.
  • Sensibilidad del entorno donde se sitúe el emplazamiento.

La Resolución Conjunta SAyDS 178/07 y SF 12/07 define las condiciones mínimas de las pólizas de riesgo por daño ambiental, y el alcance y forma de constitución de los  Auto seguros y fondos de Restauración.

Pautas mínimas para las pólizas de seguro por daño ambiental

  • Sujetos del contrato en el seguro ambiental.
  • Determinación de la Autoridad de aplicación.
  • Objeto de la cobertura
    • Configuración del daño ambiental
    • Alcance de la Recomposición
    • Inclusión de los costos del Salvamento
    • Casos en que procede la Compensación
  • Determinación de la BASE mínima DE COBERTURA
  • Definición, verificación e indemnización del siniestro
  • Límite a las Franquicias: Hasta el cinco por ciento (5%) de la suma asegurada.
  • VIGENCIA mínima DE LA COBERTURA: 1 (un) año.
  • Pago de la prima, por adelantado y al contado
  • Daño a cubrir por el seguro ambiental obligatorio
  • Daño ambiental de incidencia colectiva

Daño Ambiental, Artículo 27 de la LGA entiende por daño ambiental a: “Toda alteración relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio de los ecosistemas o los bienes y valores colectivos.” Este es el daño que ocurre sobre algún elemento del ambiente, con prescindencia de que éste se traduzca en un daño sobre una persona o sus bienes.

Daño ambiental civil (no sujeto a cobertura de seguro  ambiental obligatoria), es aquel que sufre una persona sobre sí misma (su cuerpo, su salud, su integridad física y mental)  o sobre sus bienes patrimoniales sobre los cuales tiene la propiedad civil (sus bienes muebles, inmuebles o semovientes) a través de un elemento del ambiente en estado de degradación. Asume para su existencia la preexistencia de un daño sobre algún elemento del ambiente.

La recomposición ambiental

El Artículo 41 de la Constitución Nacional (CN), establece que el daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. En el artículo 28 de la Ley 25.675, la recomposición consistirá en “restablecer al estado anterior la producción del daño”.

¿Que implica recomponer el daño ambiental?

Conjugando la definición de recomponer del artículo 28 con la definición de daño ambiental del artículo 27 de la LGA, recomponer implicaría que deje de haber una alteración relevante y negativa sobre el ambiente.

La autoridad de aplicación considera que habrá una “alteración relevante y negativa sobre el ambiente” cuando esta implique:

(a) La destrucción o deterioro de un recurso natural que limite su capacidad de auto regeneración.

(b) Un riesgo inaceptable para la salud humana

Alcance de la recomposición ambiental exigible

Volver las cosas su estado anterior, hasta alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la autoregeneración de los recursos

La recomposición ambiental exigible al Asegurador

En el marco del seguro, la obligación de recomponer es entendida como “Volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro”. La obligación del asegurador nunca superará a la del asegurado. Con lo cual la obligación de volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro nunca superará la exigencia de alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la auto regeneración de los recursos.

Para establecer la línea divisoria entre el daño ambiental preexistente –no alcanzado por el seguro- y el daño ambiental sobreviniente, objeto de la cobertura, se debe acreditar la Situación Ambiental Inicial (SAI) al momento de la contratación del seguro y certificar los daños ocurridos como consecuencia del siniestro.

ISO 14001:2015 – Los ejes de la revisión

Los Desafíos Han Cambiado

“En los últimos años el cuidado medioambiental ha pasado de considerarse un término lejano, a ser un campo estratégico de gran peso para las empresas que buscan que su presente y futuro esté marcado por el desarrollo sostenible. En este escenario, se sitúa la norma ISO 14001 que se ha adaptado, revisado y renovado para ofrecer soluciones a los nuevos desafíos del siglo XXI.”

En este marco se sitúan las empresas que deben adaptarse a esta nueva situación y proveerse de herramientas que les ayuden a mejorar su relación con el entorno natural que las rodea, así como a reducir los impactos negativos que su actividad provoca en el planeta. Y es en este escenario en el que se incluye la Norma ISO 14001:2015 que, con su revisión, proporciona las bases para adoptar un enfoque estratégico que cubra todos los retos ambientales como el agua, el suelo, los residuos, el aire, la biodiversidad, etc.  Y no sólo eso, sino que va un paso más allá y realza la labor de protección del medio ambiente ante los posibles daños y degradación que las actividades de la empresa pueden provocar introduciendo para ello un mayor peso en las partes interesadas, el contexto, la consideración de todas las etapas del ciclo de vida del producto o la gestión de los riesgos y oportunidades, entre otros muchos matices.

De esta forma, busca aportar soluciones a las realidades ambientales a las que se enfrentan las empresas del siglo XXI y establece las bases para garantizar el futuro de las generaciones venideras.

La revisión de la Norma ISO 14001:2015 ha traído novedades de gran calado como son:

  • la incorporación del requisito del contexto de la organización,
  • la incorporación de las partes interesadas como nuevos jugadores,
  • la aparición de un nuevo requisito relativo a las acciones para abordar riesgos y oportunidades,
  • la mayor definición de la comunicación interna,
  • la información documentada aportando flexibilidad,
  • el requisito de respuesta frente a emergencias,
  • la incorporación del enfoque ciclo de vida como gran novedad que aporta relevancia a la necesidad de que los objetivos de desempeño ambiental no se limiten a un solo aspecto o proceso que realiza la empresa, sino que abarquen toda la vida del producto, desde su creación a su destrucción, pasando por su uso, es decir, el ciclo de vida, desde que nace hasta que muere. De esta forma, la empresa determinará aquellos requisitos ambientales indispensables para la compra de productos y/o servicios, comunicándoselos a los correspondientes proveedores externos, incluyendo los subcontratistas y potenciando así que estas partes interesadas se impliquen de forma activa en el sistema de gestión ambiental y en el desempeño ambiental eficaz, así como en el logro de los resultados previstos.

La situación eólica en Argentina

Fuente: Enfoqueestadista.com

La energía eólica en la Argentina ofrece un potencial muy grande debido a sus favorables condiciones climáticas. De hecho, el recurso eólico de la Patagonia es considerado uno de los mejores del mundo. Dicho potencial ha sido estimado, muy conservadoramente, en alrededor de 500.000 MW con un factor de utilización altamente elevado. Sin embargo, también se evidencia un desarrollo muy escaso.

Todo el parque eólico nacional tiene una capacidad de 27,76 megavatios. La mayoría de estos parques fueron instalados durante la década del 90 y son propiedad de cooperativas, a excepción del de Pico Truncado, que pertenece a la Municipalidad. Fueron construidos con aerogeneradores importados con un costo que redondeó o superó los U$S 1.000 por kilovatio instalado. En el siguiente cuadro se detallan los principales parques.

 

Parques eólicos en Argentina

Como entes distribuidores de energía, las cooperativas no le venden al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), dado que el precio que percibirían sería de entre U$S 24 y U$S 25 por megavatio – hora. En cambio, se utilizan para generar electricidad propia y venderla dentro de sus propias redes o nodos, evitando de esta manera comprar electricidad al MEM cuyo precio mínimo arranca en U$S 30 por megavatio hora y podría alcanzar los U$S 45 debido a los costos de transporte a larga distancia y otros conceptos.

El escaso desarrollo eólico nacional tiene dos causas fundamentales:

• el mercado electrónico nacional paga muy poco el megavatio – hora, de modo que a los generadores privados la opción eólica no les resulta atractiva
• los incentivos nacionales y provinciales que premian la generación eólica no alcanzan para volver interesante este precio.

En este sentido, como ya mencionamos, el precio monómico en el MEM es de alrededor de U$S 30 por megavatio – hora. Este es el precio para la potencia firme, lo que implica que el megavatio – hora generado a partir de la energía eólica es inferior (entre U$S 24 y 25), dado que la misma no garantiza potencia firma.

Dentro de los incentivos nacionales, en 1998 el Congreso de la Nación sancionó la Ley 25.019 (Régimen Nacional de la Energía Eólica y Solar), a través de la cual se declaró de interés nacional la generación de energía de origen eólico y solar en todo el territorio nacional, estableciendo incentivos impositivos a toda actividad de generación eólica y solar que esté destinada a la prestación de servicios públicos. No obstante, nunca pudo ser una herramienta efectiva ya que durante el año 1999 estuvo retardada su reglamentación y durante todo el año 2000 se demoraron las resoluciones técnicas y burocráticas que la pondrían en vigencia. Cuando comenzó a tener vigencia plena, en el 2001, en el país se profundizó una fuerte recesión económica.

Con posterioridad, a fines de 2006 se sancionó la Ley 26.190 (Régimen de Fomento Nacional para el uso fuentes de energías renovables para la producción de energía eléctrica), que incrementó el reembolso a $ 0,015 por kilovatio efectivamente generado, lo que implica un incremento en el precio de U$S 5 por megavatio – hora.

A pesar de estos subsidios, el precio percibido por el productor (entre U$S 29 y 30) tampoco llega al precio de corte para hacer rentable un parque eólico en zonas de muy buen viento, como la Patagonia, estimado en entre U$S 45 y 47.

Ni siquiera en las provincias con programas locales de incentivo para la utilización de este tipo de energía el precio se hace rentable: en Chubut y Buenos Aires (únicas dos provincias con incentivos locales) el reembolso alcanza casi los U$S 2 por megavatio – hora, por lo que el megavatio efectivamente generado a partir de la energía eólica se ubicaría entre los U$S 31 y 32.

Sin embargo, existen algunos factores que pueden hacer atractivo la puesta en marcha de parque eólicos, como de hecho ya se realiza en algunos lugares.

En primer lugar, existe la posibilidad de combinar la energía eólica con la hidráulica. Esto permitiría suministrar al MEM potencia firme y, por ende, a tarifa plena independientemente de la disponibilidad del viento. Este mecanismo de cogeneración de energía funcionaría de la siguiente manera. Un “consorcio hidro-eólico” vendería potencia firme al MEM en forma continua, dado que cuando hay disponibilidad de viento, un bien sobreabundante, el consorcio ahorraría parte del “combustible” de las represas, un bien escaso. El MEM, sólo se limitaría a comprar electricidad, sin diferenciar su fuente.

Asimismo, las partes del consorcio, el operador hidroeléctrico y el eólico podrían estar tan alejados entre sí como lo permitiese la red eléctrica nacional y el costo de transporte.

En segundo lugar, se observa una tendencia creciente en los precios de la energía. La escalada de los precios internacionales sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

En tercer lugar, se podría obtener una fuente adicional de ingreso a través de la posibilidad de vender los certificados de reducción de emisiones (CER) creados por los Mecanismos de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto. Si bien todavía los precios de los CER son muy bajos, su tendencia creciente podría hacer que contribuyan significativamente en el mediano plazo a la rentabilidad de la energía eólica.

Por último, la puesta en marcha del régimen de Energía Plus puede contribuir a cambiar considerablemente el esquema actual de costos y beneficios. Esto se da a partir de lo siguiente. Desde la devaluación de la moneda local a principios de 2002, los precios de la energía han sufrido importantes distorsiones debido al congelamiento impuesto desde el Gobierno Nacional, lo que a su vez lo obligó a compensar a las compañías energéticas mediante la implementación de subsidios. Como consecuencia de estas políticas, el mercado eléctrico presentó bajos niveles de inversiones, llegando a una situación límite en materia energética, forzando al Gobierno Nacional a revertir esta tendencia con la creación en septiembre de 2006 del régimen de Energía Plus.

Este régimen permite al Gobierno celebrar contratos con Generadores, Co-generadoras y Auto-generadores que estaban fuera del MEM a la fecha de la creación del régimen, considerando sus costos (a ser verificados por la autoridad energética) más una tasa de rentabilidad “razonable”. De esta forma, dicho régimen “libera” los precios de la energía, aunque bajo la supervisión de las autoridades energéticas.

Bajo este régimen de precios para la energía “nueva”, la energía “adicional” se incrementa a U$S 50 – 55 por megavatio – hora, lo que sumado a los incentivos nacionales implica un precio mínimo de U$S 57 por megavatio – hora.

También se encuentran en vigencia el Régimen Nacional de Iniciativa Privada y de Asociación Público – Privada, que si bien no se refiere exclusivamente a las energías renovables, esta orientado a estimular a los particulares a participar en proyectos de infraestructura, sean éstos de obras públicas, concesión de obras públicas, servicios públicos, licencias y/o cualquier otra modalidad. Ambos fueron sancionados en agosto de 2005; otorgan incentivos fiscales y establecen un vínculo para asociarse en la ejecución y desarrollo de obras públicas, servicios públicos u otra actividad delegable. Un aspecto interesante en estos regímenes es que permite a particulares presentar al Estado proyectos de infraestructura, quien los analiza y determina si califican o no. En este marco, los privados que tengan posibilidad de generar energía eléctrica a través del viento y conectarla a las redes de distribución pueden obtener mayores beneficios fiscales, cerrando aún más la brecha entre el precio de corte y el precio actual de la energía.

Aunque todavía a paso lento, el mercado eólico está empezando a moverse en este contexto más favorable. Esto se observa en los proyectos en estudio.

• La empresa estatal ENARSA tiene un proyecto de parque eólico de 60 megavatios denominado “Vientos de la Patagonia I”. Este parque se encuentra en un plan integral que proyecta instalar 300 megavatios en unos 3 años, comenzando por 60 megavatios en Comodoro Rivadavia, en sociedad con la Provincia de Chubut.

• El Gobierno de Chubut y funcionarios del gobierno nacional anunciaron un posible emprendimiento privado con una central térmica de ciclo combinado más un parque eólico de 100 megavatios en la zona norte de la Provincia de Chubut, con una inversión de $ 1.240 millones. Dado el régimen de vientos, sería un sitio razonable, aunque no tan bueno como Comodoro Rivadavia. Sin embargo, en la actualidad, la punta de línea de alta tensión en 500 kilovatios (Sistema Interconectado Nacional) termina en Puerto Madryn y no llega aún a Comodoro Rivadavia. Debido a problemas de estabilidad dicha línea (que conecta a esta ciudad con el resto del país hacia el norte) no resistiría el agregado de 100 megavatios eólicos. Es decir, todavía no se pueden elegir los mejores lugares, pero por las mejores razones.

• La empresa mendocina IMPSA planea un parque de 50 megavatios en la Provincia de La Rioja (Pampa de Arauco), con una primera etapa de cinco molinos de 1,5 megavatios de desarrollo propio.

En este contexto, se crea una ventana de oportunidad para las industrias locales, dado que los precios artificialmente bajos de la electricidad desincentivan el ingreso de fabricantes extranjeros al país, posibilitando que las industrias locales se vuelvan competidoras mundiales mientras se mantenga esta situación.

Pero, como ya analizamos, esta situación está cambiando. La escalada de los precios internacionales, sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

Si las firmas locales no lograran crecer a tiempo dentro de su propio mercado interno, aprovechando la protección de las todavía bajas tarifas del MEM, se cerraría la ventana de oportunidad descripta para que la Argentina construya una industria eólica propia, libre de trabas y licencias exteriores. Y la ingeniería eólica local quedaría relegada entonces a vender repuestos y componentes, o a fabricar bajo licencia.

Analizan generar energía eólica en la Costa

Fuente: Prensa Argentina.ar

El Centro Aeronáutico y Espacial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) anunció que, dado que la Costa Atlántica, es una región privilegiada para la generación de energía eólica, la Argentina podría instalar un parque mega eólico, convirtiéndose en una fuente inagotable.

La investigación se hizo en “Centinela del Mar”, una localidad ubicada entre Miramar y Necochea. Si bien los resultados son preliminares, ya que se evaluaron 3 meses del presente año (agosto, setiembre y octubre), no dejan de sorprenderlos escasos días sin vientos, donde las altas velocidades oscilan entre 4 y 20 metros por segundo, siendo la media, es decir, la resultante de todas las velocidades registradas, de 8 metros por segundo y su calidad óptima, dado que se registran una buena cantidad de días con esa velocidad (ver gráfico de barras). En estas condiciones, el Parque Eólico estaría operando casi el 90% del tiempo, de acuerdo a lo observado en el trimestre señalado.

El aprovechamiento de la energía eólica para generar electricidad permite eliminar procesos de combustión involucrados en la termogeneración, por lo que suprime radicalmente los impactos negativos originados por los combustibles fósiles durante su extracción, transformación, transporte y combustión, lo que beneficia la atmósfera, el suelo, el agua, la fauna y la vegetación, entre otros.

Contar con este recurso energético natural y renovable, posiciona a la zona estudiada dentro de los lugares con alta probabilidad para la instalación de parques eólicos para la obtención de electricidad “Verde”.

Esta práctica de medición de viento es imprescindible, máxime cuando de ella surge la posibilidad de la instalación de un proyecto eólico de mediana o alta envergadura como mega-parques eólicos, debido a la directa relación de la calidad de los vientos con la potencia a instalar y por ende en los análisis económicos. Se podría decir que existe equivalencia con la buscada en los yacimientos de petróleo o gas, dado que hay que encontar yacimientos que reúnan todas las condiciones para su explotación eficiente.

Actualmente se está en la etapa de analizar la factibilidad de instalación de un megaparque, donde su perfil técnico dependerá de las necesidades de consumo en la región o la decisión de suministrar energía eléctrica a regiones urbanas más extensas a través del Sistema Interconectado Nacional (SIN). 

Con la reglamentación de la Ley 26.190, el Gobierno declaró de “interés nacional” tanto la generación de energía con fuentes renovables, como el desarrollo tecnológico del Sector y la fabricación de equipos. Uno de los principales objetivos del Programa GENREN (Generación de Energías Renovables) es lograr que el 8% del consumo eléctrico del país, sea abastecido por fuentes de energías renovables, en un plazo de 10 años; como lo estipula la ley de fomento específico del Sector, en uno de sus artículos, y reglamentada por el Decreto 562.

Por otro lado el Boletín Oficial publica la resolución 108/11 de la Secretaria de Energía que habilita la realización de Contratos de Abastecimiento en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Esta amplía las oportunidades de la anterior resolución de contratar generación a partir de fuentes renovables a todos los agentes del MEM y detalla las condiciones de la contratación de abastecimiento. 

A su vez, eleva el periodo de vigencia de estos instrumentos a 15 años, como así también detalla la información a presentar ante la Secretaria de Energía, entre la cual figura la descripción del recurso energético a explotar, la descripción técnica de los equipos, el desglose de costes, y el cálculo de producción eléctrica.

La realidad es que existe un fuerte interés a nivel nacional en incorporar la energía eólica y otras fuentes renovables a la matriz energética. Por lo tanto hay que prepararse para este desafío que permitirá generar energía limpia y accesible, mejorar el sistema de abastecimiento energético y por ende, la calidad de vida de los argentinos.

La Cuenca del Golfo San Jorge también padece secuelas de la actividad industrial

El progreso del hombre y la necesidad constante de generar nuevas riquezas a corto plazo han llevado a un deterioro ambiental difícil de contrarrestar. En el caso de esta región, la actividad petrolera y la producción ganadera influyen sobre el ecosistema de la Cuenca del Golfo San Jorge. Sin embargo, la concepción adoptada en el nuevo siglo responde a la esperanza de reparar parte de los daños.
El papel deambula en el aire, la leve brisa del viento lo traslada sin rumbo hasta que finalmente cae en la calle. Luego el mismo aire lo llevará hasta la canaleta donde se amontonará junto a otros  desechos que no podrán atravesar el desagüe. La acción parece ser insignificante al lado de otros desastres. Sin embargo, también incide en los padecimientos ecológicos que tiene que soportar la tierra.

Una forma de empezar a revertir los problemas ambientales es a través de la toma de conciencia. Y a pesar de que el 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de Naciones Unidas reunida en Estocolmo, estableció el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, sólo años después comenzaron a establecerse alternativas que ayuden a disminuir la contaminación.

Como muestra, Argentina recién en 1992 dio un gran avance en materia legislativa sobre los efectos que podría causar la exploración de hidrocarburos, a través de la aplicación de la resolución 105/92 por parte de la Secretaría de Energía.

“Apruébense las normas y procedimientos para proteger el medio ambiente durante la etapa de exploración y explotación de hidrocarburos”, establece la norma. Constituyó uno de los más importantes avances con respecto a los cuidados que deben tener las industrias para poder explotar en el país.

PROBLEMAS REGIONALES

En diálogo con Diario Patagónico, el profesor de microbiología general de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), Oscar Pucci explicó los principales problemas ambientales que se viven en Comodoro Rivadavia, a causa de los derrames que se producen en la actividad petrolera.

“Hay dos tipos de consecuencias que tenemos que ver. A corto plazo hay una contaminación visual muy importante que nos lleva a que se hagan trabajos muy rápidos y se retiren suelos, pero ahí aparece otro posible problema que son los posibles focos de desertificación”, señaló.

“En general la contaminación por petróleo produce problemas importantes en la flora y en la fauna que pasado los primeros quince días deja de tener una toxicidad elevada, pero sí quedan otros compuestos que son los hidrocarburos poli aromáticos que son tóxicos y la legislación vigente da limites muy extractos para estos compuestos”, explicó.

El profesional que participó del proyecto binacional que realizó la UNPSJB con el centro de medioambiente Welmholtz Zentrum Für Umwelfforsehung GmbH Leipzing Halle, de Alemania, no duda en afirmar que a partir de la resolución 105/92 se comenzó a avanzar en materia de contaminación.

“A partir de esto se empezó a cambiar la visión y hemos avanzado muchísimo con leyes nacionales y el ordenamiento que se ha hecho en provincia de Chubut y Santa Cruz, pero hay que ser conscientes de que los problemas que se generaron en cien años de explotación petrolera no se van a eliminar en dos o tres años”, evaluó.

INDICES DE DESERTIFICACION

Los problemas ambientales no sólo repercuten en los centros urbanos, sino que por el contrario las zonas rurales también se ven afectadas por diferentes actividades que realiza el hombre para generar dinero.

De esa forma, la actividad ganadera a través del pastoreo de los animales y la preparación del terreno para la actividad petrolera repercuten de manera negativa en la vegetación de la cuenca del Golfo San Jorge.

La UNPSJB realizó un proyecto a través de la Facultad de Ciencias naturales, donde se determinó que alrededor de 1.550.000 hectáreas poseen sólo un 20 por ciento de vegetación. “La desertificación es el principal problema de la Patagonia ambiental, eso es declarado por diferentes convenciones internacionales”, explicó la licenciada en medioambiente Gabriela Mendos, integrante del staff que participó del proyecto encabezado por el doctor Miguel Angel Bertolami.

La estimación se realizó a partir de imágenes satelitales tomadas en la cuenca del golfo San Jorge, sobre una superficie total de 3.100.000 de hectáreas. “La plantas son sitios de refugios para todas otras especies de animales. Hay un montón que no son vacas y ovejas y que nadie las considera”, afirmó Mendos.

El problema tiene una raíz histórica debido a que se da a partir de la influencia de diferentes industrias, pero al mismo tiempo sus consecuencias repercuten sobre estas mismas, argumentó la especialista. “Más que nada afecta al productor. Hay gente que deja el campo, encima ahora ganan más por la actividad petrolera que lo que ganan con las ovejas, la gente se dedica a que le paguen por la extracción del petróleo”, sostuvo.

Mendos también manifestó que la solución no implica un cese de actividad sino lograr un equilibrio equitativo para el medioambiente. “Hay algunas geoformas como pueden ser serranías o las zonas del mar que naturalmente no tienen vegetación, es decir que puede haber pastoreo y actividad petrolera, pero el desafío es que sea de manera sustentable. No todo es culpa del productor”, sentenció.

Las aves del golfo y su necesidad de protección

En la cuenca del Golfo San Jorge habitan alrededor de cuatro mil aves. La gran cantidad de estos plumíferos habita en forma constante en la zona, aunque también existen especies migradoras.

Sin embargo, el avance del hombre sobre las tierras y el mar produce que muchas de esas aves pierdan su lugar de conversación, peligrando su supervivencia y modificando las costumbres de los animales.

De esa forma, se genera la necesidad de crear una reserva que proteja a las aves que habitan en la zona de Comodoro Rivadavia. Para esto, se reunieron las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Nehuen Patagonia y Asociación Patagónica Ornitológica.

“No hay ninguna reserva urbana en Comodoro y acá llegan a haber cuatro mil aves y hay algunas que son migradoras que necesitan el hábitat porque descansan ahí. Y obviamente si no está ese lugar quizás a algún otro lugar vaya”, destacó la licenciada Gabriela Mendos, integrante de la ONG Nehuen Patagonia.

La ciudad del petróleo ha sido considerada a nivel mundial como un sitio AICA (Area Importante para la Conservación de las Aves), según la clasificación de Birdlife International.

Así, los avances del hombre sobre el mar muchas veces no significan una forma de evolución, debido a que perjudican parte del hábitat natural de las especies que conviven en el mundo.

Una carrera que apunta al cuidado ambiental

Hace más de una década, en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, se creó la carrera Licenciatura en Gestión Ambiental, que está firmemente comprometida con los propósitos del cuidado del Medio Ambiente.

En esa carrera se forman profesionales con capacidad de insertarse en la comunidad de Comodoro Rivadavia y la región para el logro de una gestión sostenible y equitativa del ambiente.

Se forman profesionales con habilidades de intervenir en situaciones ambientales desde un enfoque integral, con una mirada que contempla el ambiente físico-natural y el político-social como un todo inseparable.

La formación teórico-práctica de grado los prepara para dirigir y/o participar en equipos multidisciplinarios para la elaboración de programas y proyectos de prevención y planificación ambiental de los efectos de las actividades humanas sobre el medio ambiente y viceversa.

Coordinar y/o participar en equipos multidisciplinarios para llevar a cabo investigaciones y evaluaciones de impacto ambiental.

Participar e intervenir desde la gestión en grupos interdisciplinarios de estudios de saneamiento, restauración y riesgo ambiental.

Asesorar técnicamente a entidades y organizaciones públicas y/o privadas sobre los efectos o impactos ambientales que pueden producir sus acciones.

Analizar políticas ambientales, públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Localizar, interpretar, procesar y generar información ambiental con el apoyo de la fotogrametría, teledetección y sistemas de información ambiental y geográfica, entre otras.

Participar en la confección e implementación de códigos de ordenamiento, normas y/o regulaciones de índole ambiental.

Desarrollar una actitud responsable y cooperativa que le permita asumir el compromiso social que conlleva su práctica profesional.

Realizar el seguimiento y control, a través de técnicas y métodos específicos de actividades susceptibles de afectar el equilibrio ecológico de las comunidades, naturales y culturales.

Realizar la aplicación y/o seguimiento en la ejecución de Sistemas de Gestión Ambiental en vinculación con otros Sistemas (calidad y/o seguridad e higiene) existentes dentro de la empresa o institución en la que se encuentre.

Aplicar e interpretar las normas legislativas nacionales, provinciales y municipales, en temas vinculados a la política y administración ambiental.

Generar y/o dirigir proyectos referidos a prevención y educación ambiental.

Organizar y/o realizar el seguimiento de Sistemas de Gestión Ambiental, aplicables en el ámbito privado o público.

Comenzó el Reciclado de Neumáticos en Argentina

Fuente: EcoSitio

El proyecto fue ideado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Participan la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) y la empresa REGOMAX.
Según informó el Noticiero Tecnológico Semanal Nº 218, ya se encuentra en funcionamiento en el partido bonaerense de San Martín la primer planta industrial del país dedicada al reciclado de neumáticos fuera de uso. El monto de la inversión para la construcción de la planta y la adquisición de la maquinaria fue de dos millones de dólares.
El proyecto original fue desarrollado y es actualmente coordinado por INTI Caucho, área del instituto que busca generar actividades industriales a partir de los materiales recuperados y ayudar en la elaboración de leyes y regulaciones teniendo en cuenta los beneficios ambientales y sociales.
En el marco de estos objetivos, la dependencia articuló los sectores público y privado para el desarrollo de un modelo de gestión integral de neumáticos fuera de uso. Para ello, se realizó un estudio previo de la distribución del residuo en el país, así como posibles acciones por zonas geográficas.
En el año 2007, se firmó un contrato entre la CEAMSE y la empresa REGOMAX, quienes se unieron al proyecto. Por su parte, la Coordinación Ecológica cedió el terreno y la empresa privada recicla el residuo y obtiene el molido de goma destinándolo a la fabricación de pisos, pavimentos deportivos y canchas sintéticas. En tanto, el INTI garantiza que el proceso sea realizado correctamente.

La solución a un problema múltiple

Según informó el INTI, se estima que en nuestro país la generación de neumáticos fuera de uso supera las 100.000 t anuales, correspondiendo 40.000 t a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
El problema para los rellenos sanitarios es el gran volumen que ocupan y el largo tiempo de degradación (600 años aproximadamente), en tanto que la disposición inadecuada en espacios públicos crea un hábitat propicio para la proliferación de mosquitos transmisores del dengue y roedores.
El uso indebido de neumáticos al final de su vida útil en medios de transporte, aumenta la probabilidad de provocar accidentes de tránsito. Asimismo, su incineración para combatir efectos de heladas en cultivos es perjudicial para el ambiente y la salud.

Bonos de Carbono – Preguntas Frecuentes


Fuente: ProChile

¿QUÉ SON LOS BONOS DE CARBONO?
Se denominan bonos de carbono a las Reducciones Certificadas de Emisiones de Gases Efecto Invernadero o CERs, por su sigla en inglés Certified Emission Reductions. El CER es la unidad que corresponde a una tonelada métrica de dióxido de carbono equivalente. Los CERs se generan en la etapa de ejecución del proyecto; y se extienden una vez acreditada dicha reducción. Son créditos que se transan en el Mercado del Carbono.

Para cumplir con sus metas de reducción de emisiones, los países desarrollados pueden financiar proyectos de captura o abatimiento de estos gases en otras naciones -principalmente en vías de desarrollo-, acreditando tales disminuciones como si hubiesen sido hechas en territorio propio, abaratando significativamente los costos de cumplimiento.

Ello significa que una empresa Argentina que disminuye sus emisiones de CO2, de manera VOLUNTARIA, puede vender esta reducción a empresas de países desarrollados que estén obligadas a bajar sus emisiones de GEI generando beneficios tanto económicos como ambientales.

El mercado de carbono se viene desarrollando a nivel mundial desde 1996, pero sólo en los últimos años adquirió mayor fuerza. Durante el año 2002, se estimaron transacciones cercanas a 70 millones de toneladas, en tanto que durante el año 2006, dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio, se transaron bonos equivalentes a 522 millones de toneladas

 

¿CUALES SON LOS GASES EFECTO INVERNADERO O GEI?
Los Gases Efecto Invernadero son aquellos gases con potencial de Calentamiento Global. En el Protocolo de Kyoto, se indica seis gases a reducir y cada uno de ellos tiene un potencial diferente a saber:

Gases de Efecto Invernadero

Equivalencia en CO2 de una medida de gas (CO2e)

Dióxido de Carbono (CO2)

1

Metano (CH4)

21

Óxido Nitroso (N2O)

310

HidrofluoroCarbonos (HFC)

740

Perfluorocarbonos (PFC)

1.300

Hexafluoruro de azufre (SF6)

23.900

 

¿QUE ES EL MERCADO DEL CARBONO?
El Mercado del Carbono es un sistema de comercio a través del cual los gobiernos, empresas o individuos pueden vender o adquirir reducciones de gases efecto invernadero. Se creó a partir de la necesidad de cumplir con el Protocolo de Kyoto.

Existen dos criterios dentro de este mercado:

El primero indica que no interesa en que parte del mundo se reduzcan las emisiones de Gases Efecto Invernadero, el efecto global es el mismo. Esto permite las transacciones entre países distantes entre si.

El segundo criterio sostiene que, ambientalmente lo importante no es el tiempo en que se reducen sino que realmente se reduzcan; indicando así que el resultado de reducir emisiones hoy o en unos años más es el mismo.

El Mercado tiene dos tipos de transacciones que son:

  • Transacciones basadas en Proyectos: Se transan reducciones cuantificables de un proyecto. Dentro de este tipo de transacciones funciona la Implementación Conjunta (IC) y el MDL

  • Comercio de Derechos de Emisión: Se transan derechos de emisión creados y asignados. Los cuales determinan un límite de emisiones para una determinada empresa o entidad (representan cantidades de emisión que se pueden liberar sin incurrir en una falta legal). El emisor genera menos emisiones de lo permitido, dejando un margen de permisos de emisión (o derechos de emisión) que pueden ser vendidos a entidades, que por razones diversas, no consiguieron emitir menos del límite establecido. Estos derechos pueden ser por ejemplo, los determinados por el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU ETS), creado para cumplir las obligaciones de reducción de emisiones europeas ante P.K.

 

¿QUE ES EL PROTOCOLO DE KIOTO?
Fue establecido en 1997, es un tratado internacional cuyo objetivo principal es lograr que para 2008-2012 los países desarrollados disminuyan sus emisiones de gases de efecto invernadero a un 5% menos del nivel de emisiones de 1990.

Durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable celebrada en Río el año 1992, los países acordaron que la evidencia científica sobre el cambio climático hacía pertinente que se adoptaran medidas a nivel global. De ahí nació la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, en su sigla en inglés). La Convención divide a los países, que denomina con la palabra “Partes”, en dos grandes grupos: Partes Anexo I y Partes No Anexo I. La Parte Anexo I se refiere a países industrializados, muchos de ellos incluidos como miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) más los estados de Europa Central y del Este.

La Conferencia de las Partes, llamada comúnmente COP’s, constituye el cuerpo supremo de la Convención sobre Cambio Climático y la integran un total de 181 países que han ratificado la Convención Marco sobre Cambio Climático. Este cuerpo sesiona 1 vez al año para revisar los progresos de la Convención, la experiencia ganada en su implementación y el estado del conocimiento científico logrado.
El Protocolo de Kyoto adoptado en diciembre de 1997 en la Tercera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), refleja los acuerdos alcanzados en el complejo proceso de establecer una respuesta a este desafío ambiental y adquiere importancia en el hecho que establece límites a las emisiones de GEI de los países industrializados. Las Partes Anexo I acordaron el compromiso de reducir las emisiones totales de los seis GEI en al menos un 5% por debajo de los niveles de 1990 entre el período 2008 – 2012.

El Protocolo introdujo asimismo tres nuevos mecanismos internacionales denominados “mecanismos de flexibilidad” o “mecanismos de Kyoto”, que son componentes básicos sin los cuales el Protocolo difícilmente podría entrar en vigor. El objetivo de esos mecanismos es hacer menos oneroso la aplicación del Protocolo. Estos mecanismos son; el comercio internacional de los derechos de emisión de GEI con efectos a partir de 2008, conocido también como Transacción de Emisiones, la Implementación Conjunta (IC) y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). Los dos últimos implican la transferencia de los créditos de reducción de las emisiones acumuladas gracias a proyectos de reducción de las emisiones en otros países no Anexo I.

La Comunidad Europea se comprometió a reducir la emisión de GEI en un 5% para el período 2008 – 2012 en relación a los niveles de 1990. El monto de reducción total que deberá alcanzar la UE es de 424 millones de toneladas de CO2 para el primer período de compromiso. Los mayores niveles de reducción, en términos cuantitativos, deberán ser afrontados por Alemania, Reino Unido, Italia, Dinamarca y Países Bajos. Contrariamente, algunos países como Grecia y España pueden aumentar considerablemente sus emisiones (25 y 15% respectivamente).

El Protocolo de Kyoto entró en vigencia el 16 de febrero de 2005 ya que cumplió con la condición de ser ratificado por 55 Partes en la Convención, entre los que se encuentran países desarrollados cuyas emisiones combinadas de CO2 superan el 55% del total de ese grupo. Estados Unidos (que genera el 36% del total de los países desarrollados) aún no lo ha ratificado.

 

¿QUE ES EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO (MDL)?
El MDL es un mecanismo del Protocolo de Kyoto basado en proyectos, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases efecto invernadero en países en desarrollo.

En el Artículo Nº 12 se establece este mecanismo, mediante el cual los países industrializados pueden financiar proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo y recibir créditos por ello. El propósito del MDL es ayudar a las Partes no incluidas en el Anexo I a lograr un desarrollo sostenible y contribuir al objetivo último de la Convención, así como ayudar a las Partes incluidas en el Anexo I a dar cumplimiento a sus compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones.

Si bien el Protocolo de Kyoto entró en vigencia en el año 2005, el mercado del MDL ya estaba operando desde el 2002. Por esta razón, todas aquellas negociaciones de Reducción de Emisiones realizadas con anterioridad a la vigencia del Protocolo de Kyoto son válidas según un acuerdo entre los países signatarios dado en el año 2001.

  • Implementación Conjunta: este mecanismo permite a los países Anexo I adquirir unidades de reducción de emisiones a través del financiamiento de ciertos tipos de proyectos en otros países miembros del Anexo I (Artículo Nº6)

 

  • Transacción de Emisiones: corresponde a un régimen de transacción internacional de emisiones que permite a los países industrializados comprar y vender créditos de emisiones entre ellos mismos (Artículo Nº17).

 

¿QUE PROYECTOS CALIFICAN BAJO EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO?
La CMNUCC ha diferenciado los proyectos MDL en tres grandes grupos: Proyectos de Gran Escala, Proyectos de Pequeña Escala y Proyectos de Forestación y Reforestación

Los Proyectos de gran Escala se clasifican en:

Nombre

1

Industrias de energía (de fuentes renovables y no renovables)

2

Distribución de Energía

3

Demanda de Energía

4

Industrias de Manufactura

5

Industrias Químicas

6

Construcción

7

Transporte

8

Producción de mineral / Minería

9

Producción de Metal

10

Emisiones fugitivas de combustibles (sólidos, gaseosos y aceites)

11

Emisiones fugitivas de producción y consumo de halocarbonados y hexafluoruro de azufre

12

Uso de solventes

13

Manejos y disposición de residuos

14

Forestación y Reforestación

15

Agricultura

Los Proyectos de pequeña Escala se clasifican en:

Nombre

1

Proyectos con energías renovables

2

Proyectos de mejoras en la Eficiencia Energética

3

Otros Proyectos

Los Proyectos de Forestación y Reforestación son un subtipo dentro de los Proyectos de Gran Escala. La forma de desarrollo de este tipo de proyectos es sustancialmente diferente al tratarse de proyectos de Captura de Carbono y no de reducción de emisiones. Tipo de metodologías, certificación de emisiones, tipo de reducciones, periodos de acreditación, demostración de la adicionalidad, etc., son distintos. Es por esta razón que se crea un rubro especial para las Metodologías de línea Base y Monitoreo específicas para proyectos de este tipo.

 

¿CUALES SON LOS REQUISITOS DE UN PROYECTO MDL?
Todo proyecto de Reducción de emisiones de GEI, que forme parte del Mecanismo de Desarrollo Limpio debe cumplir con las siguientes condiciones:

  • Reducir alguno de los gases de efecto invernadero indicados en el Anexo A del Protocolo de Kyoto.
  • Participación Voluntaria
  • Reducir emisiones consideradas adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad del proyecto.
  • Demostrar tener beneficios reales, mensurables y de largo plazo en relación con la mitigación de los gases efecto invernadero.
  • Contribuir al desarrollo sostenible del país
  • Ser desarrollado en un país que haya ratificado el Protocolo de Kyoto y que posea una Autoridad Nacional Designada para el MDL.

Aceptación de las Partes: Este criterio dice relación con el acuerdo entre el país receptor y el país inversor. Para el país receptor, como sería el caso de Argentina, éste ha fijado sus propios criterios de aceptación. Así, los proyectos deben cumplir con el criterio de desarrollo sostenible y si corresponde deben presentar un Estudio de Impacto Ambiental o una Declaración de Impacto Ambiental. La institucionalidad fijada para entregar la Carta de Aprobación en Argentina, es la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Adicionalidad: Es el principal criterio, y se define como la diferencia de acumulación de carbono entre la línea de base, que sería la situación sin proyecto, y la de ganancia, o situación con proyecto. Por otro lado la Tasa Interna de Retorno (TIR) del proyecto debe ser tan baja, que no haga atractiva la ejecución de dicho proyecto en condiciones normales, pero que esto pueda revertirse si es posible transformarlo en proyecto MDL. Otro factor importante es que el proyecto no sea “Business as usual”.

 

¿CUAL ES EL CICLO DE UN PROYECTO MDL?
Las diferentes etapas de un Proyecto desarrollado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio son de manera general los que a continuación se presentan:

 

¿QUÉ SON LOS FONDOS DE CARBONO?
Son las entidades encargadas de comprar reducciones de emisiones para los países y empresas privadas que aportan al fondo. Estos pueden ser fondos o programas de adquisición de CERs administrados por Gobiernos o por encargo de éstos

  • Fondos Multilaterales
  • Fondos Privados

Nombre

Sectores

Sitio Web

Fondo Prototipo de Carbono (PCF

Energías Renovables

www.prototypecarbonfund.org

Fondo de Carbono Europeo

Todos los sectores, menos forestación y reforestación

www.europeancarbonfund.com

Fondo de Carbono Alemán (KfW)

Eficiencia energética, energías renovables

www.kfw.de/carbonfund

Fondo Holandés de la Corporación Internacional Financiera (INCaF)

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.ifc.org/carbonfinance

Fondo del Carbono Japonés

Todos los sectores

www.jbic.go.jp/english/index.php

Fondo de Carbono para el Desarrollo Comunitario (CDCF)

Mini hidroeléctricas, uso de residuos sólidos urbanos y agrícolas, eficiencia energética, transporte y bosques

www.communitycarbonfund.org

Fondo de los Países Bajos para el MDL (NCDF)

Energías Renovables, transporte, industria

www.carbonfinance.org

Fondo del Carbono Italiano

Todos los sectores y tecnologías

www.carbonfinance.org

Fondo Español

Todos los sectores y tecnologías, menos proyectos forestales

www.carbonfinance.org

Fondo BioCarbon

Agricultura, silvicultura, sumideros de carbono

www.biocarbonfund.org

Fondo Danés (DCF)

Energía eólica, hidráulica, de biomasa, ciclos combinados, proyectos de rellenos sanitarios

www.carbonfinance.org

Programa Latinoamericano del Carbono (PLAC)

Energías renovables, transporte, industria y captura de carbono

www.caf.com

Fondo de Centavo Climático

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.stiftungklimarappen.ch

 

¿POR CUANTO TIEMPO UN PROYECTO PUEDE GENERAR CERs?
Un proyecto puede generar CERs durante todo el período de acreditación. Dicho período corresponde al tiempo en el cual una DOE verifica y certifica las reducciones de emisiones de GEI, que genera la actividad del proyecto.

El titular de un proyecto puede elegir entre dos alternativas de período de acreditación:

  • Período de acreditación de 10 años sin renovación.
  • Período de acreditación de 7 años, con posibilidad de renovarlo hasta 2 veces y completar un máximo de 21 años. Cada renovación estará sujeta al chequeo de si se mantiene la adicionalidad del proyecto, así como se revisará la Línea Base con la que se calculan las reducciones de emisiones de GEI atribuibles al proyecto.


Ley Corta de Derechos de la Madre Tierra

El Estado Plurinacional de Bolivia sancionó en 2010 la primera ley en su tipo que da Estátus de Persona como sujeto colectivo de interés público.

A continuación incluimos la versión corta de esta norma vanguardista y necesaria:

 

 

 

 

 

TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
CAPÍTULO I
OBJETO Y PRINCIPIOS

 

Artículo 1. (OBJETO). La presente Ley tiene por objeto reconocer los derechos de la Madre Tierra, así como las obligaciones y deberes del Estado Plurinacional y de la sociedad para garantizar el respeto de estos derechos.

 

Artículo 2. (PRINCIPIOS). Los principios, de obligatorio cumplimiento, que rigen la presente ley son:

1. Armonía. Las actividades humanas, en el marco de la pluralidad y la diversidad, deben lograr equilibrios dinámicos con los ciclos y procesos inherentes a la Madre Tierra.

2. Bien Colectivo. El interés de la sociedad, en el marco de los derechos de la Madre Tierra, prevalecen en toda actividad humana, y por sobre cualquier derecho adquirido.

3. Garantía de regeneración de la Madre Tierra. El Estado en sus diferentes niveles y la sociedad, en armonía con el interés común, deben garantizar las condiciones necesarias para que los diversos sistemas de vida de la Madre Tierra puedan absorber daños, adaptarse a las perturbaciones, y regenerarse, sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, reconociendo que los sistemas de vida tienen límites en su capacidad de regenerarse, y que la humanidad tienen límites en su capacidad de revertir sus acciones.

4. Respeto y defensa de los Derechos de la Madre Tierra. El Estado y cualquier persona individual o colectiva respetan, protegen y garantizan los derechos de la Madre Tierra para el Vivir Bien de las generaciones actuales y las futuras.

5. No mercantilización. Por el que no pueden ser mercantilizados los sistemas de vida, ni los procesos que sustentan, ni formar parte del patrimonio privado de nadie.

6. Interculturalidad. El ejercicio de los derechos de la Madre Tierra requiere del reconocimiento, recuperación, respeto, protección, y diálogo de la diversidad de sentires, valores, saberes, conocimientos, prácticas, habilidades, trascendencias, transformaciones, ciencias, tecnologías y normas, de todas las culturas del mundo que buscan convivir en armonía con la naturaleza

 

TÍTULO II
MADRE TIERRA
CAPÍTULO I
DEFINICIÓN Y CARÁCTER

 

Artículo 3. (MADRE TIERRA). La Madre Tierra es el sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todos los sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que comparten un destino común.

La Madre Tierra es considerada sagrada, desde las cosmovisiones de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.

 

Artículo 4. (SISTEMAS DE VIDA). Son comunidades complejas y dinámicas de plantas, animales, micro organismos y otros seres y su entorno, donde interactúan comunidades humanas y el resto de la naturaleza como una unidad funcional, bajo la influencia de factores climáticos, fisiográficos y geológicos, así como de las prácticas productivas, y la diversidad cultural de las bolivianas y los bolivianos, y las cosmovisiones las naciones y pueblos indígena originarios campesinos, las comunidades interculturales y afrobolivianas.

 

Artículo 5. (CARÁCTER JURÍDICO DE LA MADRE TIERRA). Para efectos de la protección y tutela de sus derechos, la Madre Tierra adopta el carácter de sujeto colectivo de interés público. La Madre Tierra y todos sus componentes incluyendo las comunidades humanas son titulares de todos los derechos inherentes reconocidos en esta Ley. La aplicación de los derechos de la Madre Tierra tomará en cuenta las especificidades y particularidades de sus diversos componentes. Los derechos establecidos en la presente Ley, no limitan la existencia de otros derechos de la Madre Tierra.

 

Artículo 6. (EJERCICIO DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA). Todas las bolivianas y bolivianos, al formar parte de la comunidad de seres que componen la Madre Tierra, ejercen los derechos establecidos en la presente Ley, de forma compatible con sus derechos individuales y colectivos.

El ejercicio de los derechos individuales están limitados por el ejercicio de los derechos colectivos en los sistemas de vida de la Madre Tierra, cualquier conflicto entre derechos debe resolverse de manera que no se afecte irreversiblemente la funcionalidad de los sistemas de vida.

 

CAPÍTULO II
DERECHOS DE LA MADRE TIERRA

 

Artículo 7. (DERECHOS DE LA MADRE TIERRA) I. La Madre Tierra tiene los siguientes derechos:

1. Derecho a la vida: Es el mantenimiento de la integridad de los sistemas de vida, y los procesos naturales que los sustentan, así como las capacidades y condiciones para su regeneración.

2. Derecho a la diversidad de la vida: Es la preservación de la diferenciación  y la variedad de los seres que componen la Madre Tierra, sin ser alterados genéticamente ni modificados en su estructura de manera artificial, de tal forma que se amenace su existencia, funcionamiento y potencial futuro.

3. Derecho al agua: Es la preservación de la funcionalidad de los ciclos del agua, de su existencia en la cantidad y calidad necesarias para el sostenimiento de los sistemas de vida, y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

4. Derecho al aire limpio: Es la preservación de la calidad y composición del aire para el sostenimiento de los sistemas de vida y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

5. Derecho al equilibro: Es el mantenimiento o restauración de la interrelación, interdependencia, complementariedad y funcionalidad de los componentes de la Madre Tierra, de forma equilibrada para la continuación de sus ciclos y la reproducción de sus procesos vitales.

6. Derecho a la restauración: Es la restauración oportuna y efectiva de los sistemas de vida afectados por las actividades humanas directa o indirectamente.

7. Derecho a vivir libre de contaminación: Es la preservación de la Madre Tierra de contaminación de cualquiera de sus componentes, así como de residuos tóxicos y radioactivos generados por las actividades humanas.

 

CAPÍTULO III
OBLIGACIONES DEL ESTADO Y DEBERES DE LA SOCIEDAD

 

Artículo 8.  (OBLIGACIONES DEL ESTADO PLURINACIONAL). El Estado Plurinacional, en todos sus niveles y ámbitos territoriales, y a través de todas sus autoridades e instituciones, tiene las siguientes obligaciones:

1.  Desarrollar políticas públicas, y acciones sistemáticas de prevención, alerta temprana, protección, precaución, para evitar que las actividades humanas conduzcan a la extinción de poblaciones de seres, la alteración de los ciclos y procesos que garantizan la vida, o la destrucción de sistemas de vida, que incluyen los sistemas culturales que son parte de la Madre Tierra.

2.  Desarrollar formas de producción y patrones de consumo equilibrados para la satisfacción de las necesidades del pueblo boliviano para el Vivir Bien,salvaguardando las capacidades regenerativas, y la integridad de los ciclos, procesos y equilibrios vitales de la Madre Tierra.

3.  Desarrollar políticas para defender la Madre Tierra en el ámbito plurinacional e internacional de la sobreexplotación de sus componentes, de la mercantilización de los sistemas de vida o los procesos que los sustentan, y de las causas estructurales del Cambio Climático Global y sus efectos.

4.  Desarrollar políticas para asegurar la soberanía energética a largo plazo, a partir del ahorro, el aumento de la eficiencia y la incorporación paulatina de fuentes alternativas limpias y renovables en la matriz energética.

5. Demandar en el ámbito internacional el reconocimiento de la deuda ambiental a través de financiamiento y transferencia de tecnologías limpias, efectivas y compatibles con los derechos de la Madre Tierra, además de otros mecanismos.

6.  Promover la paz y la eliminación de todas las armas nucleares, químicas, biológicas y de destrucción masiva.

7. Promover el reconocimiento y defensa de los derechos de la Madre Tierra en el ámbito multilateral, regional y bilateral de las relaciones internacionales.

 

Artículo 9.  (DEBERES DE LAS PERSONAS) Son deberes de las personas naturales y jurídicas, públicas o privadas:

1. Defender y respetar los derechos de la Madre Tierra.

2. Promover la armonía en la Madre Tierra en todos los ámbitos de su relacionamiento con el resto de las comunidades humanas y el resto de la naturaleza en los sistemas de vida.

3. Participar de forma activa, personal o colectivamente, en la generación de propuestas orientadas al respeto y la defensa de los derechos de la Madre Tierra.

4. Asumir prácticas de producción y hábitos de consumo, en armonía con los derechos de la Madre Tierra.

5. Asegurar el uso y aprovechamiento sustentable de los componentes de la Madre Tierra.

6. Denunciar todo acto que atente contra los derechos de la Madre Tierra, sus sistemas de vida y/o sus componentes.

7. Acudir a la convocatoria de las autoridades competentes o la sociedad civil organizada para la realización de acciones orientadas a la conservación y/o protección de la Madre Tierra.

 

Artículo 10. (DEFENSORÍA DE LA MADRE TIERRA). Se crea la Defensoría de la Madre Tierra, cuya misión es velar por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos de la Madre Tierra, establecidos en la presente Ley. Una ley especial establecerá su estructura, funcionamiento, y atribuciones.

Gestión del Agua en Comunidades Menores

Por: Lic. Mariela Bukosky – Consejo Asesor Fundación Huella Ecológica.

Abstract: La autora desarrolla aspectos vinculados con las diferentes posturas acerca del rol del estado en la gobernabilidad del agua, y la necesidad de una planificación con un enfoque sustentable respecto de la disponibilidad de este recurso en comunidades donde se autoadministra.

Ver documento completo:

Gestión del agua en comunidades menores

Fuentes Renovables de Energía

FUENTES RENOVABLES DE ENERGIA

Son las fuentes renovables de energía no fósiles idóneas para ser aprovechadas de forma sustentable en el corto, mediano y largo plazo: energía eólica, solar térmica, solar fotovoltaica, geotérmica, mareomotriz, undimotriz, de las corrientes marinas, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración, biogás, biocombustibles.

LEY NACIONAL DE FUENTES RENAVABLES DE ENERGIA

Ley 27.191 de Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía y Resolución Reglamentaria 531/16, del Ministerio de Energía y Minería de la Nación. Ámbito de aplicación: territorio nacional.

La Ley declara de interés nacional la generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes de energía renovables con destino a la prestación de servicio público, como así también la investigación para el desarrollo tecnológico y fabricación de equipos con esa finalidad.

La Ley 27.191 tiene por objetivo la contribución de fuentes de energía renovables hasta alcanzar el 8 % del consumo de energía eléctrica nacional, para el 2018 y el 20 % para el 2025.

INCENTIVOS FISCALES

Exención de aranceles a la importación de equipos, partes, repuestos, componentes y materias primas hasta el 31/12/2017.

Amortización acelerada.

Devolución anticipada de IVA.

Exención del Impuesto a las Ganancias Mínimas Presuntas.

Exención del Impuesto a los Dividendos ante la reinversión en infraestructura.

Deducción de la carga financiera en el Impuesto a las Ganancias.

Certificado Fiscal sujeto a acreditación de componente nacional.

INCENTIVOS A LOS PROYECTOS DE GENERACION

Prioridad de acceso a financiamiento vía Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Energías -Renovables (FODER).

Certificado Fiscal por el 20 por ciento de la integración nacional con un mínimo de un 30 %.

Incentivos a los proveedores locales.

Exención de aranceles a la importación de bienes de capital, partes, componentes y materias primas.

Seguro Ambiental Obligatorio

Artículo 22 de la Ley General del Ambiente (LGA): “Toda persona física o jurídica, pública o privada, que realice actividades riesgosas para el ambiente, los ecosistemas y sus elementos constitutivos, deberá contratar un seguro de cobertura con entidad suficiente para garantizar el financiamiento de la recomposición del daño que en su tipo pudiere producir; asimismo, según el caso y las posibilidades, podrá integrar un fondo de restauración ambiental que posibilite la instrumentación de acciones de reparación.”

Actividades riesgosas que deben contratar el seguro por daño ambiental:

  • Criterio restrictivo. Actividades con mayor potencial contaminante. Principalmente las industriales.
  • Listadas en Anexo I de la Resolución SAyDS 303/07, clasificadas conforme con el CIIU -Código Industrial Internacional Unificado-.
  • Que verifiquen mediana o alta complejidad ambiental, conforme con la fórmula polinómica establecida en el Anexo II de la Resol. SAyDS 177/07.

Anexo I, Resolución SAYDS 303/07. Actividades riesgosas para el ambiente, los principales rubros comprendidos son:

  • Industria química y metalúrgica
  • Industria de la celulosa y del papel
  • Industria textil y curtiembres
  • Grandes obras de infraestructura
  • Depósitos de sustancias contaminantes
  • Productos alimenticios
  • Actividad minera
  • Combustibles
  • Reciclaje y plantas de tratamiento

Criterios para asignar mayor o menor complejidad ambiental a una actividad, Anexo II, Resolución SAyDS 177/07. NCA – Nivel de Complejidad Ambiental:

  • El rubro industrial (ru) al que pertenecen
  • La calidad de los efluentes líquidos, gaseosos y sólidos (residuos) o semisólidos generados (er)
  • Los riesgos generados, considerando distintos tipos de riesgo para la población y el ambiente (ri)
  • El dimensionamiento de la instalación según la superficie ocupada, la potencia instalada y la dotación de personal (di)
  • La localización, teniendo en cuenta la zonificación y la infraestructura de servicios que posee (Lo)

Entidad suficiente de la cobertura

la Resolución SAyDS 177/07 define cuales son los criterios para establecer los montos mínimos asegurables que otorguen “entidad suficiente” a la cobertura. Ellos son:

  • Nivel de complejidad ambiental de la actividad (NCA).
  • Gestión ambiental preventiva adoptada por el titular de la actividad.
  • Sensibilidad del entorno donde se sitúe el emplazamiento.

La Resolución Conjunta SAyDS 178/07 y SF 12/07 define las condiciones mínimas de las pólizas de riesgo por daño ambiental, y el alcance y forma de constitución de los  Auto seguros y fondos de Restauración.

Pautas mínimas para las pólizas de seguro por daño ambiental

  • Sujetos del contrato en el seguro ambiental.
  • Determinación de la Autoridad de aplicación.
  • Objeto de la cobertura
    • Configuración del daño ambiental
    • Alcance de la Recomposición
    • Inclusión de los costos del Salvamento
    • Casos en que procede la Compensación
  • Determinación de la BASE mínima DE COBERTURA
  • Definición, verificación e indemnización del siniestro
  • Límite a las Franquicias: Hasta el cinco por ciento (5%) de la suma asegurada.
  • VIGENCIA mínima DE LA COBERTURA: 1 (un) año.
  • Pago de la prima, por adelantado y al contado
  • Daño a cubrir por el seguro ambiental obligatorio
  • Daño ambiental de incidencia colectiva

Daño Ambiental, Artículo 27 de la LGA entiende por daño ambiental a: “Toda alteración relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio de los ecosistemas o los bienes y valores colectivos.” Este es el daño que ocurre sobre algún elemento del ambiente, con prescindencia de que éste se traduzca en un daño sobre una persona o sus bienes.

Daño ambiental civil (no sujeto a cobertura de seguro  ambiental obligatoria), es aquel que sufre una persona sobre sí misma (su cuerpo, su salud, su integridad física y mental)  o sobre sus bienes patrimoniales sobre los cuales tiene la propiedad civil (sus bienes muebles, inmuebles o semovientes) a través de un elemento del ambiente en estado de degradación. Asume para su existencia la preexistencia de un daño sobre algún elemento del ambiente.

La recomposición ambiental

El Artículo 41 de la Constitución Nacional (CN), establece que el daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. En el artículo 28 de la Ley 25.675, la recomposición consistirá en “restablecer al estado anterior la producción del daño”.

¿Que implica recomponer el daño ambiental?

Conjugando la definición de recomponer del artículo 28 con la definición de daño ambiental del artículo 27 de la LGA, recomponer implicaría que deje de haber una alteración relevante y negativa sobre el ambiente.

La autoridad de aplicación considera que habrá una “alteración relevante y negativa sobre el ambiente” cuando esta implique:

(a) La destrucción o deterioro de un recurso natural que limite su capacidad de auto regeneración.

(b) Un riesgo inaceptable para la salud humana

Alcance de la recomposición ambiental exigible

Volver las cosas su estado anterior, hasta alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la autoregeneración de los recursos

La recomposición ambiental exigible al Asegurador

En el marco del seguro, la obligación de recomponer es entendida como “Volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro”. La obligación del asegurador nunca superará a la del asegurado. Con lo cual la obligación de volver las cosas al estado anterior a la contratación del seguro nunca superará la exigencia de alcanzar niveles de riesgo aceptables para la salud humana y para la auto regeneración de los recursos.

Para establecer la línea divisoria entre el daño ambiental preexistente –no alcanzado por el seguro- y el daño ambiental sobreviniente, objeto de la cobertura, se debe acreditar la Situación Ambiental Inicial (SAI) al momento de la contratación del seguro y certificar los daños ocurridos como consecuencia del siniestro.

ISO 14001:2015 – Los ejes de la revisión

Los Desafíos Han Cambiado

“En los últimos años el cuidado medioambiental ha pasado de considerarse un término lejano, a ser un campo estratégico de gran peso para las empresas que buscan que su presente y futuro esté marcado por el desarrollo sostenible. En este escenario, se sitúa la norma ISO 14001 que se ha adaptado, revisado y renovado para ofrecer soluciones a los nuevos desafíos del siglo XXI.”

En este marco se sitúan las empresas que deben adaptarse a esta nueva situación y proveerse de herramientas que les ayuden a mejorar su relación con el entorno natural que las rodea, así como a reducir los impactos negativos que su actividad provoca en el planeta. Y es en este escenario en el que se incluye la Norma ISO 14001:2015 que, con su revisión, proporciona las bases para adoptar un enfoque estratégico que cubra todos los retos ambientales como el agua, el suelo, los residuos, el aire, la biodiversidad, etc.  Y no sólo eso, sino que va un paso más allá y realza la labor de protección del medio ambiente ante los posibles daños y degradación que las actividades de la empresa pueden provocar introduciendo para ello un mayor peso en las partes interesadas, el contexto, la consideración de todas las etapas del ciclo de vida del producto o la gestión de los riesgos y oportunidades, entre otros muchos matices.

De esta forma, busca aportar soluciones a las realidades ambientales a las que se enfrentan las empresas del siglo XXI y establece las bases para garantizar el futuro de las generaciones venideras.

La revisión de la Norma ISO 14001:2015 ha traído novedades de gran calado como son:

  • la incorporación del requisito del contexto de la organización,
  • la incorporación de las partes interesadas como nuevos jugadores,
  • la aparición de un nuevo requisito relativo a las acciones para abordar riesgos y oportunidades,
  • la mayor definición de la comunicación interna,
  • la información documentada aportando flexibilidad,
  • el requisito de respuesta frente a emergencias,
  • la incorporación del enfoque ciclo de vida como gran novedad que aporta relevancia a la necesidad de que los objetivos de desempeño ambiental no se limiten a un solo aspecto o proceso que realiza la empresa, sino que abarquen toda la vida del producto, desde su creación a su destrucción, pasando por su uso, es decir, el ciclo de vida, desde que nace hasta que muere. De esta forma, la empresa determinará aquellos requisitos ambientales indispensables para la compra de productos y/o servicios, comunicándoselos a los correspondientes proveedores externos, incluyendo los subcontratistas y potenciando así que estas partes interesadas se impliquen de forma activa en el sistema de gestión ambiental y en el desempeño ambiental eficaz, así como en el logro de los resultados previstos.

La situación eólica en Argentina

Fuente: Enfoqueestadista.com

La energía eólica en la Argentina ofrece un potencial muy grande debido a sus favorables condiciones climáticas. De hecho, el recurso eólico de la Patagonia es considerado uno de los mejores del mundo. Dicho potencial ha sido estimado, muy conservadoramente, en alrededor de 500.000 MW con un factor de utilización altamente elevado. Sin embargo, también se evidencia un desarrollo muy escaso.

Todo el parque eólico nacional tiene una capacidad de 27,76 megavatios. La mayoría de estos parques fueron instalados durante la década del 90 y son propiedad de cooperativas, a excepción del de Pico Truncado, que pertenece a la Municipalidad. Fueron construidos con aerogeneradores importados con un costo que redondeó o superó los U$S 1.000 por kilovatio instalado. En el siguiente cuadro se detallan los principales parques.

 

Parques eólicos en Argentina

Como entes distribuidores de energía, las cooperativas no le venden al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), dado que el precio que percibirían sería de entre U$S 24 y U$S 25 por megavatio – hora. En cambio, se utilizan para generar electricidad propia y venderla dentro de sus propias redes o nodos, evitando de esta manera comprar electricidad al MEM cuyo precio mínimo arranca en U$S 30 por megavatio hora y podría alcanzar los U$S 45 debido a los costos de transporte a larga distancia y otros conceptos.

El escaso desarrollo eólico nacional tiene dos causas fundamentales:

• el mercado electrónico nacional paga muy poco el megavatio – hora, de modo que a los generadores privados la opción eólica no les resulta atractiva
• los incentivos nacionales y provinciales que premian la generación eólica no alcanzan para volver interesante este precio.

En este sentido, como ya mencionamos, el precio monómico en el MEM es de alrededor de U$S 30 por megavatio – hora. Este es el precio para la potencia firme, lo que implica que el megavatio – hora generado a partir de la energía eólica es inferior (entre U$S 24 y 25), dado que la misma no garantiza potencia firma.

Dentro de los incentivos nacionales, en 1998 el Congreso de la Nación sancionó la Ley 25.019 (Régimen Nacional de la Energía Eólica y Solar), a través de la cual se declaró de interés nacional la generación de energía de origen eólico y solar en todo el territorio nacional, estableciendo incentivos impositivos a toda actividad de generación eólica y solar que esté destinada a la prestación de servicios públicos. No obstante, nunca pudo ser una herramienta efectiva ya que durante el año 1999 estuvo retardada su reglamentación y durante todo el año 2000 se demoraron las resoluciones técnicas y burocráticas que la pondrían en vigencia. Cuando comenzó a tener vigencia plena, en el 2001, en el país se profundizó una fuerte recesión económica.

Con posterioridad, a fines de 2006 se sancionó la Ley 26.190 (Régimen de Fomento Nacional para el uso fuentes de energías renovables para la producción de energía eléctrica), que incrementó el reembolso a $ 0,015 por kilovatio efectivamente generado, lo que implica un incremento en el precio de U$S 5 por megavatio – hora.

A pesar de estos subsidios, el precio percibido por el productor (entre U$S 29 y 30) tampoco llega al precio de corte para hacer rentable un parque eólico en zonas de muy buen viento, como la Patagonia, estimado en entre U$S 45 y 47.

Ni siquiera en las provincias con programas locales de incentivo para la utilización de este tipo de energía el precio se hace rentable: en Chubut y Buenos Aires (únicas dos provincias con incentivos locales) el reembolso alcanza casi los U$S 2 por megavatio – hora, por lo que el megavatio efectivamente generado a partir de la energía eólica se ubicaría entre los U$S 31 y 32.

Sin embargo, existen algunos factores que pueden hacer atractivo la puesta en marcha de parque eólicos, como de hecho ya se realiza en algunos lugares.

En primer lugar, existe la posibilidad de combinar la energía eólica con la hidráulica. Esto permitiría suministrar al MEM potencia firme y, por ende, a tarifa plena independientemente de la disponibilidad del viento. Este mecanismo de cogeneración de energía funcionaría de la siguiente manera. Un “consorcio hidro-eólico” vendería potencia firme al MEM en forma continua, dado que cuando hay disponibilidad de viento, un bien sobreabundante, el consorcio ahorraría parte del “combustible” de las represas, un bien escaso. El MEM, sólo se limitaría a comprar electricidad, sin diferenciar su fuente.

Asimismo, las partes del consorcio, el operador hidroeléctrico y el eólico podrían estar tan alejados entre sí como lo permitiese la red eléctrica nacional y el costo de transporte.

En segundo lugar, se observa una tendencia creciente en los precios de la energía. La escalada de los precios internacionales sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

En tercer lugar, se podría obtener una fuente adicional de ingreso a través de la posibilidad de vender los certificados de reducción de emisiones (CER) creados por los Mecanismos de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto. Si bien todavía los precios de los CER son muy bajos, su tendencia creciente podría hacer que contribuyan significativamente en el mediano plazo a la rentabilidad de la energía eólica.

Por último, la puesta en marcha del régimen de Energía Plus puede contribuir a cambiar considerablemente el esquema actual de costos y beneficios. Esto se da a partir de lo siguiente. Desde la devaluación de la moneda local a principios de 2002, los precios de la energía han sufrido importantes distorsiones debido al congelamiento impuesto desde el Gobierno Nacional, lo que a su vez lo obligó a compensar a las compañías energéticas mediante la implementación de subsidios. Como consecuencia de estas políticas, el mercado eléctrico presentó bajos niveles de inversiones, llegando a una situación límite en materia energética, forzando al Gobierno Nacional a revertir esta tendencia con la creación en septiembre de 2006 del régimen de Energía Plus.

Este régimen permite al Gobierno celebrar contratos con Generadores, Co-generadoras y Auto-generadores que estaban fuera del MEM a la fecha de la creación del régimen, considerando sus costos (a ser verificados por la autoridad energética) más una tasa de rentabilidad “razonable”. De esta forma, dicho régimen “libera” los precios de la energía, aunque bajo la supervisión de las autoridades energéticas.

Bajo este régimen de precios para la energía “nueva”, la energía “adicional” se incrementa a U$S 50 – 55 por megavatio – hora, lo que sumado a los incentivos nacionales implica un precio mínimo de U$S 57 por megavatio – hora.

También se encuentran en vigencia el Régimen Nacional de Iniciativa Privada y de Asociación Público – Privada, que si bien no se refiere exclusivamente a las energías renovables, esta orientado a estimular a los particulares a participar en proyectos de infraestructura, sean éstos de obras públicas, concesión de obras públicas, servicios públicos, licencias y/o cualquier otra modalidad. Ambos fueron sancionados en agosto de 2005; otorgan incentivos fiscales y establecen un vínculo para asociarse en la ejecución y desarrollo de obras públicas, servicios públicos u otra actividad delegable. Un aspecto interesante en estos regímenes es que permite a particulares presentar al Estado proyectos de infraestructura, quien los analiza y determina si califican o no. En este marco, los privados que tengan posibilidad de generar energía eléctrica a través del viento y conectarla a las redes de distribución pueden obtener mayores beneficios fiscales, cerrando aún más la brecha entre el precio de corte y el precio actual de la energía.

Aunque todavía a paso lento, el mercado eólico está empezando a moverse en este contexto más favorable. Esto se observa en los proyectos en estudio.

• La empresa estatal ENARSA tiene un proyecto de parque eólico de 60 megavatios denominado “Vientos de la Patagonia I”. Este parque se encuentra en un plan integral que proyecta instalar 300 megavatios en unos 3 años, comenzando por 60 megavatios en Comodoro Rivadavia, en sociedad con la Provincia de Chubut.

• El Gobierno de Chubut y funcionarios del gobierno nacional anunciaron un posible emprendimiento privado con una central térmica de ciclo combinado más un parque eólico de 100 megavatios en la zona norte de la Provincia de Chubut, con una inversión de $ 1.240 millones. Dado el régimen de vientos, sería un sitio razonable, aunque no tan bueno como Comodoro Rivadavia. Sin embargo, en la actualidad, la punta de línea de alta tensión en 500 kilovatios (Sistema Interconectado Nacional) termina en Puerto Madryn y no llega aún a Comodoro Rivadavia. Debido a problemas de estabilidad dicha línea (que conecta a esta ciudad con el resto del país hacia el norte) no resistiría el agregado de 100 megavatios eólicos. Es decir, todavía no se pueden elegir los mejores lugares, pero por las mejores razones.

• La empresa mendocina IMPSA planea un parque de 50 megavatios en la Provincia de La Rioja (Pampa de Arauco), con una primera etapa de cinco molinos de 1,5 megavatios de desarrollo propio.

En este contexto, se crea una ventana de oportunidad para las industrias locales, dado que los precios artificialmente bajos de la electricidad desincentivan el ingreso de fabricantes extranjeros al país, posibilitando que las industrias locales se vuelvan competidoras mundiales mientras se mantenga esta situación.

Pero, como ya analizamos, esta situación está cambiando. La escalada de los precios internacionales, sumado al hecho de que el gas y el petróleo se están volviendo escasos, están haciendo subir el precio de la electricidad en el mercado electrónico mayorista (MEM), que ya triplica los valores de la convertibilidad.

Si las firmas locales no lograran crecer a tiempo dentro de su propio mercado interno, aprovechando la protección de las todavía bajas tarifas del MEM, se cerraría la ventana de oportunidad descripta para que la Argentina construya una industria eólica propia, libre de trabas y licencias exteriores. Y la ingeniería eólica local quedaría relegada entonces a vender repuestos y componentes, o a fabricar bajo licencia.

Analizan generar energía eólica en la Costa

Fuente: Prensa Argentina.ar

El Centro Aeronáutico y Espacial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) anunció que, dado que la Costa Atlántica, es una región privilegiada para la generación de energía eólica, la Argentina podría instalar un parque mega eólico, convirtiéndose en una fuente inagotable.

La investigación se hizo en “Centinela del Mar”, una localidad ubicada entre Miramar y Necochea. Si bien los resultados son preliminares, ya que se evaluaron 3 meses del presente año (agosto, setiembre y octubre), no dejan de sorprenderlos escasos días sin vientos, donde las altas velocidades oscilan entre 4 y 20 metros por segundo, siendo la media, es decir, la resultante de todas las velocidades registradas, de 8 metros por segundo y su calidad óptima, dado que se registran una buena cantidad de días con esa velocidad (ver gráfico de barras). En estas condiciones, el Parque Eólico estaría operando casi el 90% del tiempo, de acuerdo a lo observado en el trimestre señalado.

El aprovechamiento de la energía eólica para generar electricidad permite eliminar procesos de combustión involucrados en la termogeneración, por lo que suprime radicalmente los impactos negativos originados por los combustibles fósiles durante su extracción, transformación, transporte y combustión, lo que beneficia la atmósfera, el suelo, el agua, la fauna y la vegetación, entre otros.

Contar con este recurso energético natural y renovable, posiciona a la zona estudiada dentro de los lugares con alta probabilidad para la instalación de parques eólicos para la obtención de electricidad “Verde”.

Esta práctica de medición de viento es imprescindible, máxime cuando de ella surge la posibilidad de la instalación de un proyecto eólico de mediana o alta envergadura como mega-parques eólicos, debido a la directa relación de la calidad de los vientos con la potencia a instalar y por ende en los análisis económicos. Se podría decir que existe equivalencia con la buscada en los yacimientos de petróleo o gas, dado que hay que encontar yacimientos que reúnan todas las condiciones para su explotación eficiente.

Actualmente se está en la etapa de analizar la factibilidad de instalación de un megaparque, donde su perfil técnico dependerá de las necesidades de consumo en la región o la decisión de suministrar energía eléctrica a regiones urbanas más extensas a través del Sistema Interconectado Nacional (SIN). 

Con la reglamentación de la Ley 26.190, el Gobierno declaró de “interés nacional” tanto la generación de energía con fuentes renovables, como el desarrollo tecnológico del Sector y la fabricación de equipos. Uno de los principales objetivos del Programa GENREN (Generación de Energías Renovables) es lograr que el 8% del consumo eléctrico del país, sea abastecido por fuentes de energías renovables, en un plazo de 10 años; como lo estipula la ley de fomento específico del Sector, en uno de sus artículos, y reglamentada por el Decreto 562.

Por otro lado el Boletín Oficial publica la resolución 108/11 de la Secretaria de Energía que habilita la realización de Contratos de Abastecimiento en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Esta amplía las oportunidades de la anterior resolución de contratar generación a partir de fuentes renovables a todos los agentes del MEM y detalla las condiciones de la contratación de abastecimiento. 

A su vez, eleva el periodo de vigencia de estos instrumentos a 15 años, como así también detalla la información a presentar ante la Secretaria de Energía, entre la cual figura la descripción del recurso energético a explotar, la descripción técnica de los equipos, el desglose de costes, y el cálculo de producción eléctrica.

La realidad es que existe un fuerte interés a nivel nacional en incorporar la energía eólica y otras fuentes renovables a la matriz energética. Por lo tanto hay que prepararse para este desafío que permitirá generar energía limpia y accesible, mejorar el sistema de abastecimiento energético y por ende, la calidad de vida de los argentinos.

La Cuenca del Golfo San Jorge también padece secuelas de la actividad industrial

El progreso del hombre y la necesidad constante de generar nuevas riquezas a corto plazo han llevado a un deterioro ambiental difícil de contrarrestar. En el caso de esta región, la actividad petrolera y la producción ganadera influyen sobre el ecosistema de la Cuenca del Golfo San Jorge. Sin embargo, la concepción adoptada en el nuevo siglo responde a la esperanza de reparar parte de los daños.
El papel deambula en el aire, la leve brisa del viento lo traslada sin rumbo hasta que finalmente cae en la calle. Luego el mismo aire lo llevará hasta la canaleta donde se amontonará junto a otros  desechos que no podrán atravesar el desagüe. La acción parece ser insignificante al lado de otros desastres. Sin embargo, también incide en los padecimientos ecológicos que tiene que soportar la tierra.

Una forma de empezar a revertir los problemas ambientales es a través de la toma de conciencia. Y a pesar de que el 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de Naciones Unidas reunida en Estocolmo, estableció el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, sólo años después comenzaron a establecerse alternativas que ayuden a disminuir la contaminación.

Como muestra, Argentina recién en 1992 dio un gran avance en materia legislativa sobre los efectos que podría causar la exploración de hidrocarburos, a través de la aplicación de la resolución 105/92 por parte de la Secretaría de Energía.

“Apruébense las normas y procedimientos para proteger el medio ambiente durante la etapa de exploración y explotación de hidrocarburos”, establece la norma. Constituyó uno de los más importantes avances con respecto a los cuidados que deben tener las industrias para poder explotar en el país.

PROBLEMAS REGIONALES

En diálogo con Diario Patagónico, el profesor de microbiología general de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), Oscar Pucci explicó los principales problemas ambientales que se viven en Comodoro Rivadavia, a causa de los derrames que se producen en la actividad petrolera.

“Hay dos tipos de consecuencias que tenemos que ver. A corto plazo hay una contaminación visual muy importante que nos lleva a que se hagan trabajos muy rápidos y se retiren suelos, pero ahí aparece otro posible problema que son los posibles focos de desertificación”, señaló.

“En general la contaminación por petróleo produce problemas importantes en la flora y en la fauna que pasado los primeros quince días deja de tener una toxicidad elevada, pero sí quedan otros compuestos que son los hidrocarburos poli aromáticos que son tóxicos y la legislación vigente da limites muy extractos para estos compuestos”, explicó.

El profesional que participó del proyecto binacional que realizó la UNPSJB con el centro de medioambiente Welmholtz Zentrum Für Umwelfforsehung GmbH Leipzing Halle, de Alemania, no duda en afirmar que a partir de la resolución 105/92 se comenzó a avanzar en materia de contaminación.

“A partir de esto se empezó a cambiar la visión y hemos avanzado muchísimo con leyes nacionales y el ordenamiento que se ha hecho en provincia de Chubut y Santa Cruz, pero hay que ser conscientes de que los problemas que se generaron en cien años de explotación petrolera no se van a eliminar en dos o tres años”, evaluó.

INDICES DE DESERTIFICACION

Los problemas ambientales no sólo repercuten en los centros urbanos, sino que por el contrario las zonas rurales también se ven afectadas por diferentes actividades que realiza el hombre para generar dinero.

De esa forma, la actividad ganadera a través del pastoreo de los animales y la preparación del terreno para la actividad petrolera repercuten de manera negativa en la vegetación de la cuenca del Golfo San Jorge.

La UNPSJB realizó un proyecto a través de la Facultad de Ciencias naturales, donde se determinó que alrededor de 1.550.000 hectáreas poseen sólo un 20 por ciento de vegetación. “La desertificación es el principal problema de la Patagonia ambiental, eso es declarado por diferentes convenciones internacionales”, explicó la licenciada en medioambiente Gabriela Mendos, integrante del staff que participó del proyecto encabezado por el doctor Miguel Angel Bertolami.

La estimación se realizó a partir de imágenes satelitales tomadas en la cuenca del golfo San Jorge, sobre una superficie total de 3.100.000 de hectáreas. “La plantas son sitios de refugios para todas otras especies de animales. Hay un montón que no son vacas y ovejas y que nadie las considera”, afirmó Mendos.

El problema tiene una raíz histórica debido a que se da a partir de la influencia de diferentes industrias, pero al mismo tiempo sus consecuencias repercuten sobre estas mismas, argumentó la especialista. “Más que nada afecta al productor. Hay gente que deja el campo, encima ahora ganan más por la actividad petrolera que lo que ganan con las ovejas, la gente se dedica a que le paguen por la extracción del petróleo”, sostuvo.

Mendos también manifestó que la solución no implica un cese de actividad sino lograr un equilibrio equitativo para el medioambiente. “Hay algunas geoformas como pueden ser serranías o las zonas del mar que naturalmente no tienen vegetación, es decir que puede haber pastoreo y actividad petrolera, pero el desafío es que sea de manera sustentable. No todo es culpa del productor”, sentenció.

Las aves del golfo y su necesidad de protección

En la cuenca del Golfo San Jorge habitan alrededor de cuatro mil aves. La gran cantidad de estos plumíferos habita en forma constante en la zona, aunque también existen especies migradoras.

Sin embargo, el avance del hombre sobre las tierras y el mar produce que muchas de esas aves pierdan su lugar de conversación, peligrando su supervivencia y modificando las costumbres de los animales.

De esa forma, se genera la necesidad de crear una reserva que proteja a las aves que habitan en la zona de Comodoro Rivadavia. Para esto, se reunieron las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Nehuen Patagonia y Asociación Patagónica Ornitológica.

“No hay ninguna reserva urbana en Comodoro y acá llegan a haber cuatro mil aves y hay algunas que son migradoras que necesitan el hábitat porque descansan ahí. Y obviamente si no está ese lugar quizás a algún otro lugar vaya”, destacó la licenciada Gabriela Mendos, integrante de la ONG Nehuen Patagonia.

La ciudad del petróleo ha sido considerada a nivel mundial como un sitio AICA (Area Importante para la Conservación de las Aves), según la clasificación de Birdlife International.

Así, los avances del hombre sobre el mar muchas veces no significan una forma de evolución, debido a que perjudican parte del hábitat natural de las especies que conviven en el mundo.

Una carrera que apunta al cuidado ambiental

Hace más de una década, en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, se creó la carrera Licenciatura en Gestión Ambiental, que está firmemente comprometida con los propósitos del cuidado del Medio Ambiente.

En esa carrera se forman profesionales con capacidad de insertarse en la comunidad de Comodoro Rivadavia y la región para el logro de una gestión sostenible y equitativa del ambiente.

Se forman profesionales con habilidades de intervenir en situaciones ambientales desde un enfoque integral, con una mirada que contempla el ambiente físico-natural y el político-social como un todo inseparable.

La formación teórico-práctica de grado los prepara para dirigir y/o participar en equipos multidisciplinarios para la elaboración de programas y proyectos de prevención y planificación ambiental de los efectos de las actividades humanas sobre el medio ambiente y viceversa.

Coordinar y/o participar en equipos multidisciplinarios para llevar a cabo investigaciones y evaluaciones de impacto ambiental.

Participar e intervenir desde la gestión en grupos interdisciplinarios de estudios de saneamiento, restauración y riesgo ambiental.

Asesorar técnicamente a entidades y organizaciones públicas y/o privadas sobre los efectos o impactos ambientales que pueden producir sus acciones.

Analizar políticas ambientales, públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Localizar, interpretar, procesar y generar información ambiental con el apoyo de la fotogrametría, teledetección y sistemas de información ambiental y geográfica, entre otras.

Participar en la confección e implementación de códigos de ordenamiento, normas y/o regulaciones de índole ambiental.

Desarrollar una actitud responsable y cooperativa que le permita asumir el compromiso social que conlleva su práctica profesional.

Realizar el seguimiento y control, a través de técnicas y métodos específicos de actividades susceptibles de afectar el equilibrio ecológico de las comunidades, naturales y culturales.

Realizar la aplicación y/o seguimiento en la ejecución de Sistemas de Gestión Ambiental en vinculación con otros Sistemas (calidad y/o seguridad e higiene) existentes dentro de la empresa o institución en la que se encuentre.

Aplicar e interpretar las normas legislativas nacionales, provinciales y municipales, en temas vinculados a la política y administración ambiental.

Generar y/o dirigir proyectos referidos a prevención y educación ambiental.

Organizar y/o realizar el seguimiento de Sistemas de Gestión Ambiental, aplicables en el ámbito privado o público.

Comenzó el Reciclado de Neumáticos en Argentina

Fuente: EcoSitio

El proyecto fue ideado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Participan la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) y la empresa REGOMAX.
Según informó el Noticiero Tecnológico Semanal Nº 218, ya se encuentra en funcionamiento en el partido bonaerense de San Martín la primer planta industrial del país dedicada al reciclado de neumáticos fuera de uso. El monto de la inversión para la construcción de la planta y la adquisición de la maquinaria fue de dos millones de dólares.
El proyecto original fue desarrollado y es actualmente coordinado por INTI Caucho, área del instituto que busca generar actividades industriales a partir de los materiales recuperados y ayudar en la elaboración de leyes y regulaciones teniendo en cuenta los beneficios ambientales y sociales.
En el marco de estos objetivos, la dependencia articuló los sectores público y privado para el desarrollo de un modelo de gestión integral de neumáticos fuera de uso. Para ello, se realizó un estudio previo de la distribución del residuo en el país, así como posibles acciones por zonas geográficas.
En el año 2007, se firmó un contrato entre la CEAMSE y la empresa REGOMAX, quienes se unieron al proyecto. Por su parte, la Coordinación Ecológica cedió el terreno y la empresa privada recicla el residuo y obtiene el molido de goma destinándolo a la fabricación de pisos, pavimentos deportivos y canchas sintéticas. En tanto, el INTI garantiza que el proceso sea realizado correctamente.

La solución a un problema múltiple

Según informó el INTI, se estima que en nuestro país la generación de neumáticos fuera de uso supera las 100.000 t anuales, correspondiendo 40.000 t a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
El problema para los rellenos sanitarios es el gran volumen que ocupan y el largo tiempo de degradación (600 años aproximadamente), en tanto que la disposición inadecuada en espacios públicos crea un hábitat propicio para la proliferación de mosquitos transmisores del dengue y roedores.
El uso indebido de neumáticos al final de su vida útil en medios de transporte, aumenta la probabilidad de provocar accidentes de tránsito. Asimismo, su incineración para combatir efectos de heladas en cultivos es perjudicial para el ambiente y la salud.

Bonos de Carbono – Preguntas Frecuentes


Fuente: ProChile

¿QUÉ SON LOS BONOS DE CARBONO?
Se denominan bonos de carbono a las Reducciones Certificadas de Emisiones de Gases Efecto Invernadero o CERs, por su sigla en inglés Certified Emission Reductions. El CER es la unidad que corresponde a una tonelada métrica de dióxido de carbono equivalente. Los CERs se generan en la etapa de ejecución del proyecto; y se extienden una vez acreditada dicha reducción. Son créditos que se transan en el Mercado del Carbono.

Para cumplir con sus metas de reducción de emisiones, los países desarrollados pueden financiar proyectos de captura o abatimiento de estos gases en otras naciones -principalmente en vías de desarrollo-, acreditando tales disminuciones como si hubiesen sido hechas en territorio propio, abaratando significativamente los costos de cumplimiento.

Ello significa que una empresa Argentina que disminuye sus emisiones de CO2, de manera VOLUNTARIA, puede vender esta reducción a empresas de países desarrollados que estén obligadas a bajar sus emisiones de GEI generando beneficios tanto económicos como ambientales.

El mercado de carbono se viene desarrollando a nivel mundial desde 1996, pero sólo en los últimos años adquirió mayor fuerza. Durante el año 2002, se estimaron transacciones cercanas a 70 millones de toneladas, en tanto que durante el año 2006, dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio, se transaron bonos equivalentes a 522 millones de toneladas

 

¿CUALES SON LOS GASES EFECTO INVERNADERO O GEI?
Los Gases Efecto Invernadero son aquellos gases con potencial de Calentamiento Global. En el Protocolo de Kyoto, se indica seis gases a reducir y cada uno de ellos tiene un potencial diferente a saber:

Gases de Efecto Invernadero

Equivalencia en CO2 de una medida de gas (CO2e)

Dióxido de Carbono (CO2)

1

Metano (CH4)

21

Óxido Nitroso (N2O)

310

HidrofluoroCarbonos (HFC)

740

Perfluorocarbonos (PFC)

1.300

Hexafluoruro de azufre (SF6)

23.900

 

¿QUE ES EL MERCADO DEL CARBONO?
El Mercado del Carbono es un sistema de comercio a través del cual los gobiernos, empresas o individuos pueden vender o adquirir reducciones de gases efecto invernadero. Se creó a partir de la necesidad de cumplir con el Protocolo de Kyoto.

Existen dos criterios dentro de este mercado:

El primero indica que no interesa en que parte del mundo se reduzcan las emisiones de Gases Efecto Invernadero, el efecto global es el mismo. Esto permite las transacciones entre países distantes entre si.

El segundo criterio sostiene que, ambientalmente lo importante no es el tiempo en que se reducen sino que realmente se reduzcan; indicando así que el resultado de reducir emisiones hoy o en unos años más es el mismo.

El Mercado tiene dos tipos de transacciones que son:

  • Transacciones basadas en Proyectos: Se transan reducciones cuantificables de un proyecto. Dentro de este tipo de transacciones funciona la Implementación Conjunta (IC) y el MDL

  • Comercio de Derechos de Emisión: Se transan derechos de emisión creados y asignados. Los cuales determinan un límite de emisiones para una determinada empresa o entidad (representan cantidades de emisión que se pueden liberar sin incurrir en una falta legal). El emisor genera menos emisiones de lo permitido, dejando un margen de permisos de emisión (o derechos de emisión) que pueden ser vendidos a entidades, que por razones diversas, no consiguieron emitir menos del límite establecido. Estos derechos pueden ser por ejemplo, los determinados por el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU ETS), creado para cumplir las obligaciones de reducción de emisiones europeas ante P.K.

 

¿QUE ES EL PROTOCOLO DE KIOTO?
Fue establecido en 1997, es un tratado internacional cuyo objetivo principal es lograr que para 2008-2012 los países desarrollados disminuyan sus emisiones de gases de efecto invernadero a un 5% menos del nivel de emisiones de 1990.

Durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable celebrada en Río el año 1992, los países acordaron que la evidencia científica sobre el cambio climático hacía pertinente que se adoptaran medidas a nivel global. De ahí nació la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, en su sigla en inglés). La Convención divide a los países, que denomina con la palabra “Partes”, en dos grandes grupos: Partes Anexo I y Partes No Anexo I. La Parte Anexo I se refiere a países industrializados, muchos de ellos incluidos como miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) más los estados de Europa Central y del Este.

La Conferencia de las Partes, llamada comúnmente COP’s, constituye el cuerpo supremo de la Convención sobre Cambio Climático y la integran un total de 181 países que han ratificado la Convención Marco sobre Cambio Climático. Este cuerpo sesiona 1 vez al año para revisar los progresos de la Convención, la experiencia ganada en su implementación y el estado del conocimiento científico logrado.
El Protocolo de Kyoto adoptado en diciembre de 1997 en la Tercera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), refleja los acuerdos alcanzados en el complejo proceso de establecer una respuesta a este desafío ambiental y adquiere importancia en el hecho que establece límites a las emisiones de GEI de los países industrializados. Las Partes Anexo I acordaron el compromiso de reducir las emisiones totales de los seis GEI en al menos un 5% por debajo de los niveles de 1990 entre el período 2008 – 2012.

El Protocolo introdujo asimismo tres nuevos mecanismos internacionales denominados “mecanismos de flexibilidad” o “mecanismos de Kyoto”, que son componentes básicos sin los cuales el Protocolo difícilmente podría entrar en vigor. El objetivo de esos mecanismos es hacer menos oneroso la aplicación del Protocolo. Estos mecanismos son; el comercio internacional de los derechos de emisión de GEI con efectos a partir de 2008, conocido también como Transacción de Emisiones, la Implementación Conjunta (IC) y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). Los dos últimos implican la transferencia de los créditos de reducción de las emisiones acumuladas gracias a proyectos de reducción de las emisiones en otros países no Anexo I.

La Comunidad Europea se comprometió a reducir la emisión de GEI en un 5% para el período 2008 – 2012 en relación a los niveles de 1990. El monto de reducción total que deberá alcanzar la UE es de 424 millones de toneladas de CO2 para el primer período de compromiso. Los mayores niveles de reducción, en términos cuantitativos, deberán ser afrontados por Alemania, Reino Unido, Italia, Dinamarca y Países Bajos. Contrariamente, algunos países como Grecia y España pueden aumentar considerablemente sus emisiones (25 y 15% respectivamente).

El Protocolo de Kyoto entró en vigencia el 16 de febrero de 2005 ya que cumplió con la condición de ser ratificado por 55 Partes en la Convención, entre los que se encuentran países desarrollados cuyas emisiones combinadas de CO2 superan el 55% del total de ese grupo. Estados Unidos (que genera el 36% del total de los países desarrollados) aún no lo ha ratificado.

 

¿QUE ES EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO (MDL)?
El MDL es un mecanismo del Protocolo de Kyoto basado en proyectos, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases efecto invernadero en países en desarrollo.

En el Artículo Nº 12 se establece este mecanismo, mediante el cual los países industrializados pueden financiar proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo y recibir créditos por ello. El propósito del MDL es ayudar a las Partes no incluidas en el Anexo I a lograr un desarrollo sostenible y contribuir al objetivo último de la Convención, así como ayudar a las Partes incluidas en el Anexo I a dar cumplimiento a sus compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones.

Si bien el Protocolo de Kyoto entró en vigencia en el año 2005, el mercado del MDL ya estaba operando desde el 2002. Por esta razón, todas aquellas negociaciones de Reducción de Emisiones realizadas con anterioridad a la vigencia del Protocolo de Kyoto son válidas según un acuerdo entre los países signatarios dado en el año 2001.

  • Implementación Conjunta: este mecanismo permite a los países Anexo I adquirir unidades de reducción de emisiones a través del financiamiento de ciertos tipos de proyectos en otros países miembros del Anexo I (Artículo Nº6)

 

  • Transacción de Emisiones: corresponde a un régimen de transacción internacional de emisiones que permite a los países industrializados comprar y vender créditos de emisiones entre ellos mismos (Artículo Nº17).

 

¿QUE PROYECTOS CALIFICAN BAJO EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO?
La CMNUCC ha diferenciado los proyectos MDL en tres grandes grupos: Proyectos de Gran Escala, Proyectos de Pequeña Escala y Proyectos de Forestación y Reforestación

Los Proyectos de gran Escala se clasifican en:

Nombre

1

Industrias de energía (de fuentes renovables y no renovables)

2

Distribución de Energía

3

Demanda de Energía

4

Industrias de Manufactura

5

Industrias Químicas

6

Construcción

7

Transporte

8

Producción de mineral / Minería

9

Producción de Metal

10

Emisiones fugitivas de combustibles (sólidos, gaseosos y aceites)

11

Emisiones fugitivas de producción y consumo de halocarbonados y hexafluoruro de azufre

12

Uso de solventes

13

Manejos y disposición de residuos

14

Forestación y Reforestación

15

Agricultura

Los Proyectos de pequeña Escala se clasifican en:

Nombre

1

Proyectos con energías renovables

2

Proyectos de mejoras en la Eficiencia Energética

3

Otros Proyectos

Los Proyectos de Forestación y Reforestación son un subtipo dentro de los Proyectos de Gran Escala. La forma de desarrollo de este tipo de proyectos es sustancialmente diferente al tratarse de proyectos de Captura de Carbono y no de reducción de emisiones. Tipo de metodologías, certificación de emisiones, tipo de reducciones, periodos de acreditación, demostración de la adicionalidad, etc., son distintos. Es por esta razón que se crea un rubro especial para las Metodologías de línea Base y Monitoreo específicas para proyectos de este tipo.

 

¿CUALES SON LOS REQUISITOS DE UN PROYECTO MDL?
Todo proyecto de Reducción de emisiones de GEI, que forme parte del Mecanismo de Desarrollo Limpio debe cumplir con las siguientes condiciones:

  • Reducir alguno de los gases de efecto invernadero indicados en el Anexo A del Protocolo de Kyoto.
  • Participación Voluntaria
  • Reducir emisiones consideradas adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad del proyecto.
  • Demostrar tener beneficios reales, mensurables y de largo plazo en relación con la mitigación de los gases efecto invernadero.
  • Contribuir al desarrollo sostenible del país
  • Ser desarrollado en un país que haya ratificado el Protocolo de Kyoto y que posea una Autoridad Nacional Designada para el MDL.

Aceptación de las Partes: Este criterio dice relación con el acuerdo entre el país receptor y el país inversor. Para el país receptor, como sería el caso de Argentina, éste ha fijado sus propios criterios de aceptación. Así, los proyectos deben cumplir con el criterio de desarrollo sostenible y si corresponde deben presentar un Estudio de Impacto Ambiental o una Declaración de Impacto Ambiental. La institucionalidad fijada para entregar la Carta de Aprobación en Argentina, es la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Adicionalidad: Es el principal criterio, y se define como la diferencia de acumulación de carbono entre la línea de base, que sería la situación sin proyecto, y la de ganancia, o situación con proyecto. Por otro lado la Tasa Interna de Retorno (TIR) del proyecto debe ser tan baja, que no haga atractiva la ejecución de dicho proyecto en condiciones normales, pero que esto pueda revertirse si es posible transformarlo en proyecto MDL. Otro factor importante es que el proyecto no sea “Business as usual”.

 

¿CUAL ES EL CICLO DE UN PROYECTO MDL?
Las diferentes etapas de un Proyecto desarrollado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio son de manera general los que a continuación se presentan:

 

¿QUÉ SON LOS FONDOS DE CARBONO?
Son las entidades encargadas de comprar reducciones de emisiones para los países y empresas privadas que aportan al fondo. Estos pueden ser fondos o programas de adquisición de CERs administrados por Gobiernos o por encargo de éstos

  • Fondos Multilaterales
  • Fondos Privados

Nombre

Sectores

Sitio Web

Fondo Prototipo de Carbono (PCF

Energías Renovables

www.prototypecarbonfund.org

Fondo de Carbono Europeo

Todos los sectores, menos forestación y reforestación

www.europeancarbonfund.com

Fondo de Carbono Alemán (KfW)

Eficiencia energética, energías renovables

www.kfw.de/carbonfund

Fondo Holandés de la Corporación Internacional Financiera (INCaF)

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.ifc.org/carbonfinance

Fondo del Carbono Japonés

Todos los sectores

www.jbic.go.jp/english/index.php

Fondo de Carbono para el Desarrollo Comunitario (CDCF)

Mini hidroeléctricas, uso de residuos sólidos urbanos y agrícolas, eficiencia energética, transporte y bosques

www.communitycarbonfund.org

Fondo de los Países Bajos para el MDL (NCDF)

Energías Renovables, transporte, industria

www.carbonfinance.org

Fondo del Carbono Italiano

Todos los sectores y tecnologías

www.carbonfinance.org

Fondo Español

Todos los sectores y tecnologías, menos proyectos forestales

www.carbonfinance.org

Fondo BioCarbon

Agricultura, silvicultura, sumideros de carbono

www.biocarbonfund.org

Fondo Danés (DCF)

Energía eólica, hidráulica, de biomasa, ciclos combinados, proyectos de rellenos sanitarios

www.carbonfinance.org

Programa Latinoamericano del Carbono (PLAC)

Energías renovables, transporte, industria y captura de carbono

www.caf.com

Fondo de Centavo Climático

Eficiencia energética, energías renovables, captura de metano y cambio de combustibles

www.stiftungklimarappen.ch

 

¿POR CUANTO TIEMPO UN PROYECTO PUEDE GENERAR CERs?
Un proyecto puede generar CERs durante todo el período de acreditación. Dicho período corresponde al tiempo en el cual una DOE verifica y certifica las reducciones de emisiones de GEI, que genera la actividad del proyecto.

El titular de un proyecto puede elegir entre dos alternativas de período de acreditación:

  • Período de acreditación de 10 años sin renovación.
  • Período de acreditación de 7 años, con posibilidad de renovarlo hasta 2 veces y completar un máximo de 21 años. Cada renovación estará sujeta al chequeo de si se mantiene la adicionalidad del proyecto, así como se revisará la Línea Base con la que se calculan las reducciones de emisiones de GEI atribuibles al proyecto.


Ley Corta de Derechos de la Madre Tierra

El Estado Plurinacional de Bolivia sancionó en 2010 la primera ley en su tipo que da Estátus de Persona como sujeto colectivo de interés público.

A continuación incluimos la versión corta de esta norma vanguardista y necesaria:

 

 

 

 

 

TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
CAPÍTULO I
OBJETO Y PRINCIPIOS

 

Artículo 1. (OBJETO). La presente Ley tiene por objeto reconocer los derechos de la Madre Tierra, así como las obligaciones y deberes del Estado Plurinacional y de la sociedad para garantizar el respeto de estos derechos.

 

Artículo 2. (PRINCIPIOS). Los principios, de obligatorio cumplimiento, que rigen la presente ley son:

1. Armonía. Las actividades humanas, en el marco de la pluralidad y la diversidad, deben lograr equilibrios dinámicos con los ciclos y procesos inherentes a la Madre Tierra.

2. Bien Colectivo. El interés de la sociedad, en el marco de los derechos de la Madre Tierra, prevalecen en toda actividad humana, y por sobre cualquier derecho adquirido.

3. Garantía de regeneración de la Madre Tierra. El Estado en sus diferentes niveles y la sociedad, en armonía con el interés común, deben garantizar las condiciones necesarias para que los diversos sistemas de vida de la Madre Tierra puedan absorber daños, adaptarse a las perturbaciones, y regenerarse, sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, reconociendo que los sistemas de vida tienen límites en su capacidad de regenerarse, y que la humanidad tienen límites en su capacidad de revertir sus acciones.

4. Respeto y defensa de los Derechos de la Madre Tierra. El Estado y cualquier persona individual o colectiva respetan, protegen y garantizan los derechos de la Madre Tierra para el Vivir Bien de las generaciones actuales y las futuras.

5. No mercantilización. Por el que no pueden ser mercantilizados los sistemas de vida, ni los procesos que sustentan, ni formar parte del patrimonio privado de nadie.

6. Interculturalidad. El ejercicio de los derechos de la Madre Tierra requiere del reconocimiento, recuperación, respeto, protección, y diálogo de la diversidad de sentires, valores, saberes, conocimientos, prácticas, habilidades, trascendencias, transformaciones, ciencias, tecnologías y normas, de todas las culturas del mundo que buscan convivir en armonía con la naturaleza

 

TÍTULO II
MADRE TIERRA
CAPÍTULO I
DEFINICIÓN Y CARÁCTER

 

Artículo 3. (MADRE TIERRA). La Madre Tierra es el sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todos los sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que comparten un destino común.

La Madre Tierra es considerada sagrada, desde las cosmovisiones de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.

 

Artículo 4. (SISTEMAS DE VIDA). Son comunidades complejas y dinámicas de plantas, animales, micro organismos y otros seres y su entorno, donde interactúan comunidades humanas y el resto de la naturaleza como una unidad funcional, bajo la influencia de factores climáticos, fisiográficos y geológicos, así como de las prácticas productivas, y la diversidad cultural de las bolivianas y los bolivianos, y las cosmovisiones las naciones y pueblos indígena originarios campesinos, las comunidades interculturales y afrobolivianas.

 

Artículo 5. (CARÁCTER JURÍDICO DE LA MADRE TIERRA). Para efectos de la protección y tutela de sus derechos, la Madre Tierra adopta el carácter de sujeto colectivo de interés público. La Madre Tierra y todos sus componentes incluyendo las comunidades humanas son titulares de todos los derechos inherentes reconocidos en esta Ley. La aplicación de los derechos de la Madre Tierra tomará en cuenta las especificidades y particularidades de sus diversos componentes. Los derechos establecidos en la presente Ley, no limitan la existencia de otros derechos de la Madre Tierra.

 

Artículo 6. (EJERCICIO DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA). Todas las bolivianas y bolivianos, al formar parte de la comunidad de seres que componen la Madre Tierra, ejercen los derechos establecidos en la presente Ley, de forma compatible con sus derechos individuales y colectivos.

El ejercicio de los derechos individuales están limitados por el ejercicio de los derechos colectivos en los sistemas de vida de la Madre Tierra, cualquier conflicto entre derechos debe resolverse de manera que no se afecte irreversiblemente la funcionalidad de los sistemas de vida.

 

CAPÍTULO II
DERECHOS DE LA MADRE TIERRA

 

Artículo 7. (DERECHOS DE LA MADRE TIERRA) I. La Madre Tierra tiene los siguientes derechos:

1. Derecho a la vida: Es el mantenimiento de la integridad de los sistemas de vida, y los procesos naturales que los sustentan, así como las capacidades y condiciones para su regeneración.

2. Derecho a la diversidad de la vida: Es la preservación de la diferenciación  y la variedad de los seres que componen la Madre Tierra, sin ser alterados genéticamente ni modificados en su estructura de manera artificial, de tal forma que se amenace su existencia, funcionamiento y potencial futuro.

3. Derecho al agua: Es la preservación de la funcionalidad de los ciclos del agua, de su existencia en la cantidad y calidad necesarias para el sostenimiento de los sistemas de vida, y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

4. Derecho al aire limpio: Es la preservación de la calidad y composición del aire para el sostenimiento de los sistemas de vida y su protección frente a la contaminación, para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

5. Derecho al equilibro: Es el mantenimiento o restauración de la interrelación, interdependencia, complementariedad y funcionalidad de los componentes de la Madre Tierra, de forma equilibrada para la continuación de sus ciclos y la reproducción de sus procesos vitales.

6. Derecho a la restauración: Es la restauración oportuna y efectiva de los sistemas de vida afectados por las actividades humanas directa o indirectamente.

7. Derecho a vivir libre de contaminación: Es la preservación de la Madre Tierra de contaminación de cualquiera de sus componentes, así como de residuos tóxicos y radioactivos generados por las actividades humanas.

 

CAPÍTULO III
OBLIGACIONES DEL ESTADO Y DEBERES DE LA SOCIEDAD

 

Artículo 8.  (OBLIGACIONES DEL ESTADO PLURINACIONAL). El Estado Plurinacional, en todos sus niveles y ámbitos territoriales, y a través de todas sus autoridades e instituciones, tiene las siguientes obligaciones:

1.  Desarrollar políticas públicas, y acciones sistemáticas de prevención, alerta temprana, protección, precaución, para evitar que las actividades humanas conduzcan a la extinción de poblaciones de seres, la alteración de los ciclos y procesos que garantizan la vida, o la destrucción de sistemas de vida, que incluyen los sistemas culturales que son parte de la Madre Tierra.

2.  Desarrollar formas de producción y patrones de consumo equilibrados para la satisfacción de las necesidades del pueblo boliviano para el Vivir Bien,salvaguardando las capacidades regenerativas, y la integridad de los ciclos, procesos y equilibrios vitales de la Madre Tierra.

3.  Desarrollar políticas para defender la Madre Tierra en el ámbito plurinacional e internacional de la sobreexplotación de sus componentes, de la mercantilización de los sistemas de vida o los procesos que los sustentan, y de las causas estructurales del Cambio Climático Global y sus efectos.

4.  Desarrollar políticas para asegurar la soberanía energética a largo plazo, a partir del ahorro, el aumento de la eficiencia y la incorporación paulatina de fuentes alternativas limpias y renovables en la matriz energética.

5. Demandar en el ámbito internacional el reconocimiento de la deuda ambiental a través de financiamiento y transferencia de tecnologías limpias, efectivas y compatibles con los derechos de la Madre Tierra, además de otros mecanismos.

6.  Promover la paz y la eliminación de todas las armas nucleares, químicas, biológicas y de destrucción masiva.

7. Promover el reconocimiento y defensa de los derechos de la Madre Tierra en el ámbito multilateral, regional y bilateral de las relaciones internacionales.

 

Artículo 9.  (DEBERES DE LAS PERSONAS) Son deberes de las personas naturales y jurídicas, públicas o privadas:

1. Defender y respetar los derechos de la Madre Tierra.

2. Promover la armonía en la Madre Tierra en todos los ámbitos de su relacionamiento con el resto de las comunidades humanas y el resto de la naturaleza en los sistemas de vida.

3. Participar de forma activa, personal o colectivamente, en la generación de propuestas orientadas al respeto y la defensa de los derechos de la Madre Tierra.

4. Asumir prácticas de producción y hábitos de consumo, en armonía con los derechos de la Madre Tierra.

5. Asegurar el uso y aprovechamiento sustentable de los componentes de la Madre Tierra.

6. Denunciar todo acto que atente contra los derechos de la Madre Tierra, sus sistemas de vida y/o sus componentes.

7. Acudir a la convocatoria de las autoridades competentes o la sociedad civil organizada para la realización de acciones orientadas a la conservación y/o protección de la Madre Tierra.

 

Artículo 10. (DEFENSORÍA DE LA MADRE TIERRA). Se crea la Defensoría de la Madre Tierra, cuya misión es velar por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos de la Madre Tierra, establecidos en la presente Ley. Una ley especial establecerá su estructura, funcionamiento, y atribuciones.

Gestión del Agua en Comunidades Menores

Por: Lic. Mariela Bukosky – Consejo Asesor Fundación Huella Ecológica.

Abstract: La autora desarrolla aspectos vinculados con las diferentes posturas acerca del rol del estado en la gobernabilidad del agua, y la necesidad de una planificación con un enfoque sustentable respecto de la disponibilidad de este recurso en comunidades donde se autoadministra.

Ver documento completo:

Gestión del agua en comunidades menores

Elijamos el futuro del planeta

En Imágenes

Previous
Fuentes Renovables de Energía

FUENTES RENOVABLES DE ENERGIA Son las fuentes renovables de energía no fósiles idóneas...

Seguro Ambiental Obligatorio

Artículo 22 de la Ley General del Ambiente (LGA): “Toda persona física o jurídica,...

ISO 14001:2015 – Los ejes de la revisión

Los Desafíos Han Cambiado “En los últimos años el cuidado medioambiental ha pasado...

La situación eólica en Argentina

Fuente: Enfoqueestadista.com La energía eólica en la Argentina ofrece un potencial muy...

Analizan generar energía eólica en la Costa

Fuente: Prensa Argentina.ar El Centro Aeronáutico y Espacial del Instituto Nacional de...

La Cuenca del Golfo San Jorge también padece secuelas de la actividad industrial

Fuente: El Patagónico El progreso del hombre y la necesidad constante de generar nuevas...

Comenzó el Reciclado de Neumáticos en Argentina

Fuente: EcoSitio El proyecto fue ideado por el Instituto Nacional de Tecnología...

Bonos de Carbono – Preguntas Frecuentes

Fuente: ProChile ¿QUÉ SON LOS BONOS DE CARBONO? Se denominan bonos de carbono...

Ley Corta de Derechos de la Madre Tierra

El Estado Plurinacional de Bolivia sancionó en 2010 la primera ley en su tipo que da...

Gestión del Agua en Comunidades Menores

Por: Lic. Mariela Bukosky – Consejo Asesor Fundación Huella Ecológica. Abstract:...